José Andrés Céspedes. 20 noviembre
Desde el 30 de setiembre anterior, la Fuerza Pública ha atendido bloqueos y decomisado explosivos en diversos puntos del país. Además, varios oficiales han resultado heridos. Foto: MSP para LN
Desde el 30 de setiembre anterior, la Fuerza Pública ha atendido bloqueos y decomisado explosivos en diversos puntos del país. Además, varios oficiales han resultado heridos. Foto: MSP para LN

Las carreteras costarricenses volvieron a ser interrumpidas por los ilegales bloqueos de carretera, según informó la noche de este viernes el Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

No obstante, los manifestantes han fallado al intentar mantener los cercos, ya que todos han sido despejados rápidamente por las autoridades nacionales.

La comandante Xinia Vázquez, jefa de Planes y Operaciones de la Fuerza Pública, indicó que la Policía logró habilitar el libre tránsito en seis bloqueos que ocurrieron este viernes.

Estos cierres se dieron en Térraba, Bagaces, Cañas, Bajo los Rodríguez, San Ramón y Upala, en donde se detuvo a un total de 11 personas.

Según Vázquez, también se decomisaron objetos que son utilizados para fabricar bombas molotov y agredir a los oficiales.

“La Policía está preparada para poder enfrentar cualquier otro bloqueo que hagan y poder hacer valer el derecho de los ciudadanos al libre tránsito”, agregó.

Seguridad Pública confirmó a La Nación que, a las 10 p. m. de este viernes, no quedaba ningún bloqueo de vías en el país.

El director general de la Fuerza Pública, Daniel Calderón, también lamentó los daños que han provocado estos actos en las unidades policiales.

Michael Soto, ministro de Seguridad, ya ha dejado claro en varias ocasiones que el bloqueo de calles es un delito y que existen muchas otras maneras para manifestarse.

De hecho, este viernes, el Tribunal de Flagrancia de Corredores, Puntarenas, impuso una pena de nueve meses de prisión a un manifestante violento que fue detenido en un cerco la mañana de este jueves.

Seguridad Pública indicó que el sujeto fue arrestado y presentado a la Fiscalía por resistencia agravada, luego de participar en los disturbios que ocurrieron en el tramo fronterizo de Paso Canoas.

El sentenciado es de apellido Núñez y se le aplicó el beneficio de ejecución condicional de la pena, limitado a no cometer nuevos delitos.

A otro nicaragüense, apellidado Pérez, y un costarricense de apellido Concepción, que también fueron aprehendidos, el Juzgado Penal les impuso la medida cautelar de no participar en manifestaciones ni bloqueos, y mantener domicilio fijo.

De acuerdo con Seguridad, los protestantes “arremetieron con piedras, palos y pólvora contra los oficiales”, lo cual dejó un saldo de ocho policías heridos.