Judiciales

‘Tías’ del PANI a juicio por agredir y dejar sin comer a niños en albergue

Menores contaron a personal de Defensoría que mujeres les pegaban, los dejaban sin comer y hasta los obligaban a dormir durante el día. Ellas fueron despedidas

“No nos dejen solos, aquí nos pegan”. Esa fue la voz de alerta que dieron en enero del 2020 los niños que estaban en un albergue del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), ubicado en Cartago, y que permitió que las autoridades intercedieran para investigar qué ocurría a lo interno.

Casi dos años después y ante una consulta de este medio, la Fiscalía Adjunta de Cartago confirmó que dos funcionarias del hogar temporal, a quienes se les conoce como ‘tías’, afrontarán un juicio el 11 y 12 de agosto del 2022 por el delito de incumplimiento o abuso de la patria potestad en perjuicio de nueve menores de entre los 7 y los 12 años. Este debate se realizará en el Tribunal Penal de Cartago.

Se trata de dos mujeres, apellidadas Cruz Ruiz y López Castrillos, quienes fueron detenidas al poco tiempo de que trascendió el presunto caso de agresión. Actualmente, las imputadas cumplen las medidas cautelares de prohibición de acercarse o comunicarse con los menores ofendidos y prohibición de acercarse al albergue. Además, se ordenó al PANI que no les otorgue el cuido de otros menores.

El delito por el que se les acusa es castigado con entre los seis meses y hasta los dos años de prisión, así como la pérdida e incapacidad para ejercer los respectivos derechos sobre los menores, según establece el Código Penal.

En paralelo a la investigación penal, que se realizó bajo el expediente 20-000329-058-PE, el Patronato indicó en el 2020 que abriría una investigación administrativa en contra de las encartadas, porque “no permitimos que agredan a menores en ningún lado, mucho menos vamos a permitir que a lo interno se den estas situaciones, donde no tiene cabida ningún tipo de violencia o trato degradante contra nuestra población”.

Sobre este proceso, el PANI informó de que, tras las indagaciones correspondientes, se tomó la decisión de despedirlas el 29 de junio del 2020. “Fueron notificadas en fecha 30 de junio de 2020 de la resolución″, resaltó la entidad.

Visita sorpresa

Los hechos que se les achacan fueron descubiertos en enero del 2020 cuando la Defensoría de los Habitantes hizo una inspección sorpresa en ese albergue, como parte de las visitas que realizaban sin previo aviso para verificar las condiciones y la atención a los menores.

Durante ese recorrido, el personal de esa entidad entrevistó a los menores para conocer cómo era estar allí y eso fue lo que les permitió conocer de las supuestas agresiones: “Nos dijeron: ‘No nos dejen solos aquí’. Cuando preguntamos por qué, respondieron: ‘Es que aquí nos pegan’”, relató la defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, durante una conferencia de prensa en aquel momento. Los niños alcanzaron a contar que por castigo los dejaban sin merendar o sin comer y los mandaban a dormir temprano, incluso, durante el día.

De inmediato, los ofendidos le pidieron a los funcionarios de la Defensoría que no los dejaran solos. “Inmediatamente llamé a la fiscala general (Emilia Navas, actualmente jubilada). No los dejamos solos, nos quedamos ahí hasta que llegó la Fiscalía y hasta que llegaron las tías nuevas que mandó el PANI”, añadió Crespo en el 2020.

Aunado a esto, la defensora dijo que tenían conocimiento de un grupo de WhatsApp en el que le informaron a las acusadas de que ese día un personal de la Defensoría llegaría de sorpresa. Por ello, agregó Crespo, las funcionarias no mostraron mayor sorpresa cuando vieron a los visitantes porque, “de alguna forma, estaban preparadas”.

Aún así, durante la inspección que se prolongó por entre seis y siete horas, los trabajadores de la Defensoría lograron extraer información importante para poner a salvo a estos menores.

Katherine Chaves R.

Katherine Chaves R.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.