Katherine Chaves R., Réiner Montero, Carlos Arguedas C.. 28 julio
 El oficial fue capturado por sus propios compañeros cuando se dirigía con los estupefacientes hacia un módulo del centro penal. Foto: Archivo
El oficial fue capturado por sus propios compañeros cuando se dirigía con los estupefacientes hacia un módulo del centro penal. Foto: Archivo

Un policía penitenciario fue detenido luego de que se apropiara de una droga que unos desconocidos lanzaron, minutos antes, a lo interno de la cárcel Carlos Luis Fallas, en Pococí, Limón.

El hombre, de apellidos Bonilla Bonilla, fue capturado por sus propios compañeros cuando se dirigía con los estupefacientes hacia un módulo del centro penal.

La detención ocurrió el sábado 25 de julio, según confirmó el Ministerio de Justicia y Paz ante una consulta.

Hasta el momento se desconoce si este oficial fue contratado por algún grupo criminal para que hiciera llegar la droga a algún recluso, o si bien fue casualidad que se encontrara la mercancía e iba a negociarla en ese ámbito.

En el bolso, Bonilla portaba un paquete que contenía casi un kilo de marihuana. También había cocaína, pero de esta última no se detalló cantidad. Además, portaba algunas piezas de tecnología para varios teléfonos celulares.

Una vez que lo detuvieron, dieron parte al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para que hicieran el respectivo traslado de cargos al Ministerio Público.

En paralelo, confirmó la oficina de prensa de Justicia, le abrieron una investigación administrativa para determinar los hechos y tomar las decisiones correspondientes.

Causa penal

La Fiscalía Adjunta de Pococí comunicó que efectivamente abrieron una causa en contra de este policía por el presunto delito de infracción a la ley de psicotrópicos.

Según ahondó ese despacho judicial, la investigación de las autoridades penitenciarias comenzó el viernes anterior, luego de que llegara una información confidencial en la que les indicaban que el sospechoso ingresaría droga al centro penal.

Además de la cocaína y la marihuana, la Fiscalía detalló que también portaba crack. Pero tampoco se detalló cuánto.

A solicitud de esa oficina judicial, el Juzgado Penal de la zona le ordenó las siguientes medidas cautelares: suspensión del cargo, prohibición de ingresar al centro penitenciario para el que laboraba y no tener ningún contacto con los testigos del proceso.

Todo lo anterior por el plazo de seis meses, confirmó la Fiscalía.

Este caso se mantiene en investigación bajo la causa 20-001500-0066-PE.