Reiner Montero, corresponsal GN, Eillyn Jiménez B.. 19 julio
Tres sujetos fueron detenidos luego de un allanamiento en un club nocturno. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN
Tres sujetos fueron detenidos luego de un allanamiento en un club nocturno. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN

Un padre y dos de sus hijos fueron detenidos como sospechosos de prostituir mujeres en un night club ubicado en Guápiles de Pococí, Limón.

La captura fue realizada por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) este jueves por la noche, luego de un allanamiento al local comercial.

De acuerdo con las autoridades judiciales, la semana anterior recibieron una alerta de que en el lugar trabajaban mujeres que brindaban servicios sexuales a cambio de dinero, por lo cual abrieron una investigación.

Las pesquisas permitieron determinar que las víctimas cobraban ¢50.000 por una hora de servicio, se dejaban la mitad y le entregaban la otra mitad a los propietarios del negocio, identificados con los apellidos Arroyo Carmona, de 56 años, Arroyo Morales (19) y Arroyo Jiménez (20).

“Cuando los servicios eran menores a una hora igual se repartía la ganancia en partes iguales”, informó la Policía Judicial por medio de su oficina de prensa.

La diligencia judicial permitió decomisar cuadernos con información, dinero en efectivo y ubicar a ocho mujeres: una costarricense y siete nicaragüenses indocumentadas. Estas últimas quedaron a las órdenes de la Dirección General de Migración y Extranjería para el abordaje respectivo.

En tanto, los tres detenidos fueron pasados a la Fiscalía con el informe correspondiente, para que sean indagados y se determine si procede la petición de medidas cautelares mientras se avanza en la investigación.

El Ministerio Público informó de que esta causa se sigue dentro del expediente 19-0001774-066-PE.

De los tres detenidos, Arroyo Carmona es el único que registra una pasada ante los tribunales por el delito de trata de menores.

Además, según el sitio web del Poder Judicial, el sujeto también fue investigado en 1995 por el delito de lesiones culposas en contra de una mujer apellidada Ramírez.

Según los vecinos, el night club Luna tenía cuatro meses de operar en la zona y se ubica cerca del río Danta.

Después de la diligencia, el local fue clausurado.

El artículo 169 del Código Penal castiga con una pena de entre dos y cinco años a “quien promueva la prostitución de personas de cualquier sexo, las induzca a ejercerla, las mantenga en ella o las reclute con ese propósito”.

Caso similar

El pasado 17 de mayo, el OIJ capturó a una pareja como sospechosos del delito de proxenetismo dentro de un bar clandestino en San Ramón de Alajuela.

Se trata de un hombre de 68 años, de apellidos Zamora Carvajal, y de una mujer apellidada Amador Jirón, de 52.

Ellos, al parecer, reclutaron a dos mujeres nicaragüenses y una costarricense para ofrecer servicios sexuales en el inmueble, que carecía de permisos para operar.

Según la investigación, los clientes del bar pagaban como mínimo ¢15.000 para tener encuentros íntimos con las víctimas, quienes entregaban ¢5.000 a la pareja.

Información actualizada a las 4:59 p. m. con más datos del caso y antecedentes.