Katherine Chaves R., Eillyn Jiménez B.. 30 noviembre, 2019
La sentencia fue dictada en el Tribunal Penal de Limón. Fotografía: Rafael Murillo
La sentencia fue dictada en el Tribunal Penal de Limón. Fotografía: Rafael Murillo

Un sujeto fue condenado a ocho años de prisión luego de que fuera declarado culpable de robar ¢800.000 en una carnicería y en una agencia de carros en Limón.

La información fue confirmada en un comunicado de prensa enviado por la oficina de prensa del Poder Judicial, en el que agregaron que los delitos fueron cometidos el 20 y 22 de diciembre en esos negocios.

El imputado, de apellido Coto, fue sentenciado por el Tribunal Penal de Limón por dos delitos de robo agravado.

Coto había sido detenido en enero del 2019 luego de que las autoridades judiciales allanaran su vivienda en esa misma provincia limonense.

En esa casa, encontraron ropa con la que el acusado cometió los hechos ilícitos.

Otro a juicio por robar

Mientras Coto fue sentenciado por los robos, otro sujeto, de apellido Palacio, se enfrentará a la justicia por el mismo delito.

El juicio está programada para realizarse entre el 2 y el 3 de diciembre en el Tribunal Penal de Limón. Se prevé que ocho personas brinden su testimonio.

A Palacio se le persigue por los ilícitos de robo agravado.

Según el boletín de prensa del Poder Judicial, al imputado se le relaciona con al menos cuatro asaltos, todos ocurridos el 23 de setiembre del 2018 a diferentes horas de la tarde, en Matina, Limón.

Aparentemente, en todos los hechos, Palacio amenazó a las víctimas con arma de fuego y llegó a los diferentes sitios en compañía de otro hombre y a bordo de una motocicleta.

En el primer caso, el acusado supuestamente amenazó a una ofendida, de apellido Marín, en vía pública por las cercanías del Ebais y le sustrajo el celular.

Horas después se presume que los encartados amenazaron a otra mujer a quien lograron robarle una cadena de oro.

Alrededor de las 5 p.m. de ese día, Palacios junto con la otra persona, presuntamente ingresaron a un bar, logrando intimidar a tres ofendidos, dos de ellos de apellido Cerdas y el otro de apellido Rodríguez.

A ellos lograron quitarles sus celulares, billeteras, dinero, entre otras pertenencias.

Minutos después se presume que ambos hombres en el mismo local lograron robarle otro aparato móvil a un sujeto, de apellido Lanzas.