Carlos Arguedas C.. 24 enero
Christophe Jean Lietaert, de 48 años, trabajaba como cocinero. Ingresó a Costa Rica el pasado 10 de enero. Foto: Tomada de Facebook.
Christophe Jean Lietaert, de 48 años, trabajaba como cocinero. Ingresó a Costa Rica el pasado 10 de enero. Foto: Tomada de Facebook.

Un joven de 19 años detenido como sospechoso de matar a puñaladas al turista francés Christophe Jean Lietaert, de 48 años, en Playas del Coco, Guanacaste, fue dejado en libertad por el Juzgado Penal de Santa Cruz.

La decisión fue tomada por un juez luego de analizar los elementos probatorios presentados contra el imputado, de apellidos Vásquez Caravaca, durante una audiencia privada que se realizó durante la noche del pasado miércoles.

Tras valorar las pruebas, el juzgador tomó la decisión de poner en libertad al implicado sin ningún tipo de medida de restricción.

La Fiscalía de Santa Cruz no se opuso a la decisión y “no apeló la resolución, pues coincidió con la argumentación del juez”, detalló el Ministerio Público mediante un comunicado de prensa.

Sin embargo, Vásquez Caravaca sigue bajo investigación por el homicidio. La Fiscalía está a la espera del resultado de otras diligencias que, según indicó, pretenden recoger otros elementos probatorios que fueron calificados como relevantes para el desarrollo de la pesquisa.

La Nación consultó al Ministerio Público las razones por las cuales no se opusieron a la liberación de Vásquez. Su respuesta fue: “Debido a que esta fase es de carácter privado, no es posible brindar mayor información, pues así lo establece el artículo 295 del Código Procesal Penal”.

La investigación sobre este crimen se tramita en el expediente 20-000138-0800-PE.

Disputa por celular

El homicidio de Christophe Jean Lietaert ocurrió el pasado miércoles, a las 4:30 p. m., cuando se produjo una discusión entre el fallecido y dos individuos (uno de ellos Vásquez) por un celular.

El altercado surgió cuando los tres implicados se encontraban dentro de un lugar de hospedaje en calle La Cangreja en Playas del Coco, de Sardinal de Carrillo, Guanacaste.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detalló que durante la riña Lietaert recibió tres heridas en el tórax, hombros y en el cuello, que le provocaron la muerte en el sitio.

Luego del crimen, los otros dos hombres escaparon del lugar, pero durante la noche oficiales de la Fuerza Pública detuvieron a Vásquez.

Christophe Lietaert, según la Dirección General de Migración y Extranjería, registra dos ingresos a suelo costarricense. La primera vez sucedió en el año 2012, cuando permaneció casi durante un mes aquí.

Luego, volvió a ingresar el pasado 13 de enero. Tenía 10 días en suelo costarricense cuando lo asesinaron.

Preocupación

Flor Víquez Alvarado, presidenta de la Asociación de Desarrollo Integral de Playas del Coco (Adicoco), se mostró muy preocupada por el homicidio, porque aseguró que traerá consecuencias económicas para la comunidad.

"Necesitamos que la Policía nos ayude. Nosotros hemos impulsado programas de prevención de drogas, pero vienen unas semanas y luego se van.

“Cuando se dio el crimen de Alejo (Leiva Aguilar) había un montón de policías, pero después se fueron. Ahora estamos solicitando a las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública una reunión para de nuevo analizar la situación de seguridad y el problema del consumo y venta de drogas”, agregó la dirigente.

El crimen de Alejo Leiva ocurrió el 26 de marzo del 2016, cuando este joven y varios amigos vacacionaban en Guanacaste.

Ellos se trasladaron en un taxi pirata a un bar en Playas del Coco. Cuando se bajaron del auto, el taxista casi golpea a uno de los muchachos, lo que provocó un pequeño altercado.

En ese momento, el incidente no pasó a más y el grupo entró al bar. Al rato, un sujeto se les acercó y les aconsejó que mejor se fueran porque los andaban buscando, pero ellos se quedaron.

Luego, una turba llegó a enfrentarlos. Los jóvenes salieron corriendo, pero a Leiva no le dio tiempo de escapar y fue atacado.

Él recibió una puñalada en el pecho, por lo que fue trasladado al Hospital Enrique Baltodano, en Liberia, donde murió tiempo después.

Por este crimen estan detenidos cinco imputados de apellidos Rivas Clark, Ortíz Vargas, Ovares Chevez y dos hermanos, apellidados García Canales. Su juicio está programado para junio de este año.