Judiciales

Joven de Upala denunció a sujeto que la habría engañado con empleo para luego obligarla a prostituirse

OIJ lo detuvo en Alajuela con videos y evidencias y quedó ante la Fiscalía por trata de personas

La Policía Judicial investigó durante tres meses el caso de aparente trata de personas y detuvo al sospechoso en Alajuela. Foto: Cortesía OIJ.

Un hombre de 29 años, de apellidos Álvarez Hurtado, quedó a la orden del Ministerio Público de Alajuela, luego de que agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) lo capturaron en esa provincia, como sospechoso de trata de personas con fines sexuales.

Lo anterior, luego de que los agentes de Upala recibieron la denuncia de una joven de 21 años, quien indicó que Álvarez la había contactado por redes sociales para ofrecerle empleo en un supermercado de Alajuela, y le ofrecía una serie de beneficios, lo cual resultó ser falso.

Cuando la joven llegó al lugar indicado, se percató de que no se trataba de ese trabajo y más bien el sujeto al parecer la encerró en la habitación de un hotel y solo la trasladaba de ahí a otras viviendas para que tuviera encuentros sexuales con otros hombres. Aparentemente Álvarez la drogaba en algunas ocasiones para facilitar la acción delictiva.

Desde abril pasado, el OIJ de Upala comenzó las investigaciones y fue así como logró dar con el sospechoso. La tarde del jueves la Policía procedió con su captura y posterior traslado a la Fiscalía, donde los encargados del caso pidieron medidas cautelares al Juzgado Penal en contra del sujeto.

Durante el allanamiento a la vivienda los agentes judiciales encontraron videos y otras evidencias que relacionan al sospechoso con el caso por el que se le investiga.

Los delitos de trata de mujeres con fines sexuales son recurrentes. En febrero de este año la Policía de Migración detuvo a un tico y dos panameñas en Corredores, zona sur, por trata de menores de edad con fines sexuales.

El costarricense de apellidos Ulate Picado era el sospechoso de liderar al grupo de mujeres panameñas, quienes ofrecían a sus propias hijas y sobrinas, con edades de los 4 a los 16 años, para grabar material pornográfico y otros delitos de explotación sexual.

Esa vez se coordinó con la policía panameña y se realizaron cuatro allanamientos en la zona sur de nuestro país y ocho en Panamá.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.