Carlos Arguedas C.. 30 noviembre, 2020
El homicidio fue descubierto la mañana del viernes 6 de julio del 2018. El cuerpo estaba en una propiedad de calle Común, en San Juan de Dios de Desamparados, San José. Foto archivo Alonso Tenorio
El homicidio fue descubierto la mañana del viernes 6 de julio del 2018. El cuerpo estaba en una propiedad de calle Común, en San Juan de Dios de Desamparados, San José. Foto archivo Alonso Tenorio

El Tribunal de Juicio de Desamparados condenó a 25 años de prisión a un individuo de apellido Gross al encontrarlo responsable del crimen de un mecánico que decidió salirse de una organización narcotraficante.

El hecho que se juzgó fue descubierto la mañana del viernes 6 de julio del 2018, cuando el vigilante de una propiedad de calle Común, en San Juan de Dios de Desamparados, San José, encontró un cuerpo quemado en medio de una zona boscosa.

A la víctima la encontraron boca abajo, aproximadamente a unos seis metros de la calle, con el 80% de su cuerpo quemado, exceptuando sus extremidades inferiores, brazos y cabeza. Estaba amarrado en los pies, varias puñaladas en sus extremidades inferiores caderas y cuello, lo que hizo suponer a las autoridades que lo habían torturado antes de quitarle la vida.

Pocos minutos después, familiares que se presentaron al lugar del hallazgo determinaron de que el fallecido era Charlie Humberto Gómez Núñez, de 21 años y quien era vecino del sector 3 de Los Guido, en Desamparados.

El fallecido trabajaba como mecánico. Lo reconocieron por unos tatuajes que la víctima tenía en los brazos.

En aquel momento, familiares dijeron a las autoridades que el muchacho desapareció el jueves 5 de julio cerca de las 2 p. m., cuando abordó un vehículo con una persona conocida.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) lograron determinar que, supuestamente, Gómez formó parte de una organización criminal dedicada a la venta, transporte y distribución de drogas que operaba en el sector de Los Guido, y él decidió salirse de este grupo.

Sin embargo, los integrantes de dicha organización amenazaron a Gómez por haber tomado esa decisión, razón por la cual Gómez decidió trasladarse a vivir a Alajuelita. Empero, el líder del grupo criminal ofreció una recompensa por la muerte del ofendido.

Según la Policía, el 5 de julio del 2018, Gross convenció a Gómez para que lo acompañara a un diligencia en Barrio Cuba, en donde lo privaron de libertad. Luego, lo trasladaron a la finca en San Juan de Dios. Allí, le dispararon en dos ocasiones en la cabeza y el pecho. Luego, rociaron el cuerpo con algún acelerante y le prendieron fuego.

Gross fue detenido poco tiempo después. En este caso se sospecha que hay otros implicados que no han sido detenidos.