Judiciales

Estadounidense detenida en Cóbano por homicidio se habría hecho cirugía plástica para evadir a las autoridades

Medio británico ‘The Independent’ reportó que mujer habría teñido y cortado su pelo, además tenía un vendaje en la nariz, de una presunta intervención estética, para escabullirse

Kaitlin Marie Armstrong, la estadounidense detenida el pasado miércoles en Santa Teresa de Cóbano, Puntarenas, por un presunto homicidio, habría cambiado su apariencia, incluso con cirugía plástica, luego de huir desde Estados Unidos hasta Costa Rica, reportó el medio británico The Independent.

La policía estadounidense buscaba a Armstrong, de 34 años, por el crimen de Anna Moriah “Mo” Wilson, ciclista de 25 años. El asesinato con arma de fuego ocurrió el 11 de mayo en Austin, Texas. Wilson había tenido una relación con el actual novio de Armstrong, el ciclista profesional Colin Strickland, por lo que los investigadores creen que el asesinato habría estado motivado por celos.

La fugitiva, agente de bienes raíces e instructora de yoga a tiempo parcial, fue finalmente encontrada en un hostal por la Policía Turística del Ministerio de Seguridad Pública. Según el reporte policial, la mujer dio otro nombre a los oficiales que la abordaron, pero al realizar una consulta en los registros de Migración, los policías constataron que ese nombre no aparecía entre las personas ingresadas al territorio.

Un miembro del personal del hostal afirmó que Armstrong se veía muy diferente en comparación con las fotos anteriores de ella, pues se había cortado y teñido el cabello. Además, tenía un vendaje en su nariz, lo que algunas fuentes indican se trató de una cirugía plástica.

Al ser consultada por las personas en el hostal por su vendaje, ella respondía que se había golpeado con una tabla de surf.

“Tenía un vendaje en la nariz que me dijo que era por un accidente de surf. Estaba a punto de preguntar cómo sucedió exactamente porque si una tabla de surf le hizo eso en la nariz, debería estar muerta en el mar. Creo que se hizo una cirugía”, declaró el empleado del hostal a The Independent.

Al parecer, ese 11 de mayo, Wilson y Strickland fueron a nadar a una piscina en Austin, y luego a comer. Después, Strickland dejó a su expareja donde una amiga.

Más tarde esa noche, la Policía de Austin recibió el reporte de un ataque de arma de fuego, y al llegar a la casa de la amiga de Wilson, la encontraron con varias heridas, y fue declarada muerta en el sitio. Strickland afirmó a la Policía que solo había tenido una relación breve con Wilson en octubre del 2021, durante una pausa en su relación con Armstrong, pero tanto él como la familia de Wilson negaron que mantuvieran una relación al momento del crimen.

Armstrong fue entrevistada por la Policía tres días después del homicidio. Los agentes de Austin la llamaron para interrogarla al descubrir que ella ya tenía una orden de arresto abierta por un delito menor por un cargo de robo de servicios.

Un video de vigilancia mostraba su Jeep Cherokee negro afuera de la casa donde ocurrió el crimen.

“La policía menciona que ella estaba ‘quieta y cautelosa’, y finalmente asintió ante la sugerencia de que ‘tal vez estabas molesta y solo estabas en la zona’”, señala el medio británico. Los investigadores luego notaron que la orden de arresto abierta no era válida y debieron dejarla ir cuando ella lo solicitó.

El día después de su entrevista, la sospechosa vendió su auto a un concesionario por $12.200 y viajó desde el Aeropuerto Internacional Austin-Bergstrom a Houston Hobby, donde tomó un vuelo de conexión de Southwest a LaGuardia en Nueva York.

El 17 de mayo, las autoridades emitieron una orden de arresto y al día siguiente ella logró salir de Estados Unidos hacia Costa Rica a través del Aeropuerto Internacional Libertad de Newark, en Nueva Jersey.

“Brandon Filla, alguacil adjunto del Distrito Oeste de Texas, declaró a The Independent que los agentes rastrearon a Armstrong hasta Costa Rica, tras enterarse de que había obtenido un pasaporte estadounidense válido a nombre de otra persona y verificar los registros de vuelo”, señala el artículo.

De esta forma, la Policía Turística costarricense empezó a inspeccionar sitios turísticos para intentar dar con Armstrong. Finalmente, “la encontraron en un hostal y retiro de yoga que cobra US$17 por noche en el popular resort surfista de Santa Teresa, 170 millas (275 km) al oeste de la capital San José, en la península de Nicoya”, agrega el medio.

Mo Wilson, de 25 años, oriunda de Vermont, fue descrita como una excelente esquiadora alpina en la adolescencia, antes de practicar el ciclismo de gravel, que es una mezcla de ciclismo de ruta y montaña.

Para el momento del crimen, estaba en Austin preparándose para una competencia. “Se estaba quedando en el apartamento de su amiga Caitlin Cash, ubicado en Maple Avenue, al este de Austin, y el 11 de mayo acordó encontrarse con el también ciclista profesional Colin Strickland, con quien, según una declaración jurada de la policía, había tenido una relación sentimental”.

Posterior al asesinato, Strickland narró que entabló una relación con Wilson en octubre de 2021, cuando él y Armstrong estaban en una breve pausa. Sin embargo, “los mensajes de texto entre él y Wilson mostraron que ella tenía la impresión de que todavía estaban saliendo”.

Yeryis Salas

Yeryis Salas

Periodista. Bachiller en Periodismo de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.