Katherine Chaves R., Fernando Gutiérrez. 29 mayo
Tras las amenazas, el Colegio de San Luis Gonzaga cerró sus puertas por unos días. Foto: Rafael Pacheco
Tras las amenazas, el Colegio de San Luis Gonzaga cerró sus puertas por unos días. Foto: Rafael Pacheco

El colegial que el año pasado había amenazado con hacer un tiroteo en el colegio San Luis Gonzaga, en Cartago, se acogió a una medida alterna para evitar ir a juicio.

Según confirmó la Fiscalía Penal Juvenil, el adolescente se sometió a la suspensión del proceso a prueba a finales del año anterior.

Dicha medida consiste en presentar un plan reparador del daño causado, lo cual podría ser no portar armas, someterse a tratamiento médico o psicológico, realizar trabajo comunal, iniciar estudios académicos o de una profesión u oficio, entre otros.

Sin embargo, debido a que se trata de una persona menor de edad, el Poder Judicial indicó que no puede brindar detalles sobre el plan reparador que se presentó.

A diferencia de las causas contra mayores de edad, en los procesos penales juveniles la salida alterna no obliga al muchacho a aceptar los cargos, ni debe haber consentimiento de la Fiscalía.

En este caso puntual, el Ministerio Público mostró su oposición a la medida tomada, al indicar en un correo: “Como el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal Juvenil rechazó el segundo recurso de apelación de la Fiscalía, no es posible realizar una nueva apelación”.

Este caso se tramitó bajo el expediente 19-001417-058-PE.

Amenazas por video

Al parecer, el joven publicó en un video de YouTube amenazas de tiroteo en este colegio, por lo que fue arrestado el 23 de abril del 2019 en su casa, en Agua Caliente de Cartago.

La Fiscalía solicitó detención provisional contra el investigado, pero el Juzgado lo dejó libre y sin medidas cautelares.

La difusión en redes sociales de este video obligó al San Luis Gonzaga a suspender clases durante varios días y a reforzar medidas de seguridad.

Al joven le prohibieron ingresar al colegio, pero le facilitaron material y tutorías para que no se atrasa con las materias. Como medida disciplinaria, le rebajaron 45 puntos en la nota de conducta del primer trimestre.

Además, la institución le solicitó atención psicológica al Hospital Max Peralta, de Cartago.

Ahora, en adolescente recibe lecciones en otro centro educativo.