Judiciales

Abogado condenado por sembrar marihuana agotará última instancia para evitar ir a la cárcel

Tribunal de Apelación de Sentencia ratificó pena de ocho años contra Mario Alberto Cerdas Salazar; sin embargo, su defensor anunció que acudirán a la última instancia para que el hombre sea absuelto

El abogado Mario Alberto Cerdas Salazar, quien fue condenado en noviembre del 2020 a ocho años de prisión por cultivar marihuana, acudirá a la Sala de Casación en busca de una absolutoria.

Así lo dio a conocer este miércoles su defensor José Miguel Villalobos Umaña, luego de que Tribunal de Apelación de Sentencia, en San Ramón, Alajuela, ratificara la pena contra su cliente este martes.

“Obviamente vamos a interponer un recurso de casación. En esta instancia de Apelación de nuevo el voto fue dividido, dos a uno, ya que una de las juezas consideró que la prueba es ilegal y las otras dos que sí es válida.

“Lo mismo había ocurrido en el juicio, donde uno de los jueces salvó el voto, entonces vamos a seguir adelante hasta que se anule esa prueba ilegal, estamos convencidos de que don Mario Cerdas será finalmente absuelto en la Sala Tercera”, explicó Villalobos.

El defensor detalló que a partir de este 2 de junio tienen 15 días hábiles para acudir a Casación a interponer el recurso respectivo.

De acuerdo con el litigante, ellos insistirán en la tesis que han mantenido desde el juicio, que es la existencia de prueba ilegal.

“El tema de la prueba ilegal consiste en que colaboradores de la Policía Judicial ingresaron sin orden del juez y sin autorización al domicilio de don Mario (Cerdas) a hacer tomas y a grabar, eso fue lo que sirvió de prueba fundamental para condenarlo, pese a que esa prueba es absolutamente ilegal.

“Todavía sigo sin entender como hay jueces que se atreven a decir que eso es válido cuando existe jurisprudencia de la Sala Tercera que dice que eso es nulo, así que esperemos que la Sala Tercera mantenga su posición y que don Mario salga absuelto por ilegalidad de prueba”, puntualizó Villalobos.

Por su parte, luego de que se diera a conocer la decisión de Apelación, la Fiscalía Adjunta de Alajuela informó de que durante el juicio ellos acreditaron que entre “el 21 de setiembre del 2018 y el 8 de agosto del 2019, el imputado instaló un invernadero en su casa, en Alajuela, el cual era utilizado para el cultivo de marihuana”.

Según el ente acusador del Estado, en su vivienda Cerdas tenía luces, ventiladores y un sistema de riego que le facilitaba la actividad ilícita.

“La Fiscalía comprobó que Cerdas almacenaba y procesaba la droga, obteniendo THC, es decir, una sustancia activa de la marihuana. Posteriormente, el imputado elaboraba aceites, mantequillas y brownies.

“La resolución del Tribunal de Apelaciones señaló que quedó probado que el imputado suministraba los productos y las plantas a terceras personas, a quienes contactaba por medio de sus redes sociales o línea telefónica”, precisó el Ministerio Público.

Allanamientos y captura

La sentencia contra Cerdas fue dictada en primera instancia el 6 de noviembre del 2020, más de un año después de su captura, realizada el 8 de agosto del 2019.

Ese 8 de agosto, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanó dos casas y una oficina en el centro de Alajuela, donde decomisaron 12 plantas de marihuana, ocho kilos de marihuana cripy, así como dos kilos de semilla, hojas y tallos de esa planta.

Además, se encontraron varios elementos usados para el cultivo de ese estupefaciente, como lámparas, abanicos, equipos eléctricos y de riego, un horno y una cocina.

De acuerdo con la Fiscalía, el expediente 18-004676-057-PE, en el que figura Cerdas como imputado, se abrió el 21 de setiembre del 2018, fecha en la que se detectó que el abogado, al parecer, cultivaba marihuana en su propiedad que después suministraba en raíces o semillas, hojas, cogollos y aceite.

Otras detenciones

Antes de que se abriera esta investigación, Cerdas había sido detenido en otras cinco ocasiones por cultivo de la hierba, sin que se le comprobara delito alguno.

En el 2013, Cerdas fue sobreseído por parte del Ministerio Público, mientras que en el 2016 fue a juicio por cuatro presuntos delitos de cultivo para tráfico, pero fue absuelto.

En aquella ocasión, la Fiscalía solicitó 24 años de cárcel contra el jurista. Sin embargo, ese Tribunal concluyó que no había pruebas de que el cultivo se hubiera usado para la venta.

Los jueces apuntaron que sembrar marihuana para consumo personal es ilegal, pero no delito.

“Cultivé marihuana para colaborar con un movimiento cannábico, para que los costarricenses se dieran cuenta de que el cultivo era legítimo”, declaró Cerdas a La Nación, luego de ser absuelto en el 2016.

El Ministerio Público apeló, sin éxito, esta sentencia.

Incluso, en el 2018 el caso elevó a Sala Tercera, donde tampoco prosperó su intento de enviar a prisión al abogado.

Los magistrados de Casación Penal expusieron que el reclamo del fiscal fue “una incorrecta valoración de la prueba (...). Aunque formalmente plantea su alegato como la existencia de precedentes contradictorios, el gestionante no logra demostrar en qué aspectos radica la misma”.

Tras cumplir casi cuatro meses de prisión preventiva y quedar absuelto en el 2016, Cerdas afirmó en aquel momento que no volvería a plantar cannabis.

Del archivo:

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Periodista de la Sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.