Hugo Solano C.. 8 julio
Al menos 13 indicios balìsticos quedaron en la vìa frente al Megasúper de Cuatro Reinas, luego de un intercambio de balazos al mediodía de este mièrcoles. Foto: H. Solano.
Al menos 13 indicios balìsticos quedaron en la vìa frente al Megasúper de Cuatro Reinas, luego de un intercambio de balazos al mediodía de este mièrcoles. Foto: H. Solano.

La calle que comunica la fábrica Metalco en Colima de Tibás con la ciudadela León XIII, volvió a ser escenario de ráfagas de disparos al mediodía de este miércoles.

Esta vez, los hechos ocurrieron frente al Megasuper de Cuatro Reinas, al ser las 12:50 p. m., hora en que los vecinos escucharon primero ocho balazos y segundos después la respuesta con al menos cinco disparos más.

A las 4:30 p. m. los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) seguían en el sitio recolectando indicios y entrevistando vecinos para tratar de tener pistas que ayuden a detener a los gatilleros.

El martes 30 de junio a menos de tres kilómetros de ese lugar, en Bajo Piuses, motorizados asesinaron a Yazdani Vargas Solís, de 30 años, quien viajaba en moto por las cercanías de la ferretería EPA.

Solo 10 días antes, el 20 de junio cerca del parque de Garabito de León XIII golpearon hasta matar a Adrián Castillo Gómez, de 25.

La disputa de territorios entre bandas de narcotraficantes en ese sector preocupa a las autoridades judiciales pues los asesinatos y tentativas persisten. Este año cada mes han asesinado a una persona en Tibás, que registra seis homicidios.

Adulto mayor ultimado en Tilarán

En otro hecho delictivo, este miércoles el OIJ informó sobre el asesinato de José María Morera Alvarado, de 78 años, ocurrido en Tierras Morenas de Tilarán, Guanacaste.

El cuerpo del adulto mayor fue encontrado por una empleada que regularmente llegaba a su casa para ayudarle en las tareas domésticas.

El lunes pasado, cuando la mujer abrió, encontró el cuerpo en una cama y alertó a las autoridades. Cuando la Cruz Roja llegó constató el deceso y dejó el caso en manos de la Fuerza Pública, pues presentaba una herida de arma blanca en el cuello.

La casa estaba desordenada y se determinó que el robo habría sido el motivo del asesinato.

La última vez que había sido visto con vida fue el viernes 3 de julio.

El OIJ detuvo como sospechoso a un indigente de la zona, de 22 años, de apellido Rojas, quien al ser abordado tenía en su poder varias pertenencias del fallecido, tales como joyas y ropa.

El detenido quedó a la orden de la Fiscalía.