Carlos Láscarez S.. 21 enero
Dentro de este vehículo viajaba el hombre asesinado, quien fue impactado en el cuello y el rostro. Foto: Colosal Informa
Dentro de este vehículo viajaba el hombre asesinado, quien fue impactado en el cuello y el rostro. Foto: Colosal Informa

Un hombre que viajaba como acompañante en un pick-up Toyota Hi-Lux extracabina, de placas panameñas, fue asesinado de al menos cuatro balazos la tarde de este martes, confirmó la Policía.

El ataque se registró a eso de las 4 p. m. frente a un almacén Duty Free en el límite fronterizo, empero tanto el carro doble tracción como la víctima quedaron del lado costarricense, en La Cuesta de Corredores.

El fallecido fue identificado como Erwin Noriel Romero Saldaña, de 32 años, residente en Puerto Armuelles, distrito del Barú.

Trascendió que además de Romero, resultó herido el conductor, cuyo paradero se desconoce, ya que no ingresó al hospital de Ciudad Neily en Costa Rica ni al hospital Dionisio Arrocha de Puerto Armuelles, que son los centros mádicos más cercanos,

Como sospechosos del asesinato figuran dos pistoleros, los cuales escaparon en una motocicleta de colores negro y azul, luego de efectuar las detonaciones.

Trascendió que la víctima sería un individuo oriundo de Panamá. No fue posible conocer si en la escena quedó algún tipo de casquillo.

El Ministerio de Seguridad Pública (MSP) indicó que desplazó varios oficiales al lugar para iniciar un operativo con la finalidad de tratar de ubicar a los sospechosos. Las posibles causas del crimen no han trascendido.

Hasta este martes, la Policía Judicial contabiliza 36 homicidios en lo que va del año, mientras que para la misma fecha el año pasado sumaban 26 crímenes.

El año pasado, la provincia de Puntarenas registró un incremento en los asesinatos, pues sumó 75 homicidios, 18 más con respecto al 2018.

“Nos preocupa el caso de Puntarenas, donde hay un incremento importantísimo en la cantidad de homicidios. Tenemos un reporte de que la situación social de la provincia no es la mejor, que hay problemas de empleo, de pandillas juveniles y, en general, de carácter social, por lo que eso podría ser un detonante de más homicidios”, aseguró a principios de este mes Wálter Espinoza, director del OIJ.