Accidentes

Brasas caídas de fogón artesanal causaron incendio donde murió mujer que vivía sola

Siniestro ocurrió el pasado martes en la noche en Tuetal Norte de Alajuela. Víctima de 70 años habitaba casa sin electricidad, con paredes de concreto, que tenía divisiones y pisos de madera

Las brasas caídas de un fogón artesanal al piso de madera son, para el Cuerpo de Bomberos, la causa más probable del origen de un incendio ocurrido la noche del martes pasado y en el cual perdió la vida una mujer de 70 años, identificada por los vecinos y familiares como Iriabel Solís Marín.

Se trata del siniestro que sucedió a las 8:20 p. m. en Calle San Miguel, que pertenece a la comunidad de Tuetal Norte del distrito de Tambor, en Alajuela. Ese día ardió una vivienda con una área de construcción de 79 metros cuadrados, que era un inmueble con paredes perimetrales de concreto, pero que tenía divisiones internas y piso de madera. Investigadores de incendios determinaron que esa vivienda tenía aproximadamente siete años de no contar con el servicio de electricidad.

Luego de comenzar, el fuego se extendió muy rápido, y cuando vecinos se dieron cuenta de la emergencia, ya las llamas habían abarcado todo el inmueble. Aunque con mangueras para regar el jardín intentaron apagar el incendio, el intento resultó infructuoso. A la llegada de los Bomberos, unos cinco minutos después de recibida la alerta, lo único que pudieron hacer fue lanzar agua para aplacar las llamas y evitar que se pasara a casa vecinas.

Una vez controlado el siniestro, encontraron el cuerpo de la mujer totalmente calcinado, ubicado en la sala y a unos dos metros de distancia de la puerta principal. En ese mismo lugar estaba el fogón artesanal donde se inició el fuego. Además, en las labores de escombreo (remover todos los objetos quemados para extinguir posibles focos de nuevas llamas), fueron encontrados soportes cerámicos de candelas, que eran usados para alumbrarse.

Tanto vecinos como miembros de la estación de Bomberos de Alajuela recordaron que en anteriores ocasiones en ese mismo lugar habían ocurrido situaciones con fuego, tanto dentro del inmueble como en un charral que está en la parte de atrás de la vivienda y que colinda con el río Itiquís, que fueron apagadas por los vecinos. El miércoles, perros especializados en la localización de sustancias acelerantes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) dieron negativo después de una minuciosa revisión del lugar.

Iriabel Solís Marín era la propietaria del lote donde estaba la vivienda y que fue inscrito en el Registro Público en setiembre del 2010. En la página digital del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) aparece que Solís estaba divorciada desde hace 12 años y no tiene hijos vivos. Su única hija falleció en noviembre del 2015, a la edad de 38 años.

De acuerdo con estadísticas del Cuerpo de Bomberos, la muerte de esta mujer y las de los dos hombres en el incendio del Hotel Gran París, en el centro de San José la madrugada del miércoles, ya se contabilizan 11 muertes debido a incendios en lo que llevamos de este año.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.