John DeSimone, Presidente Herbalife Nutrition. 16 febrero

Nunca antes en la vida nos hemos sentidos más ansiosos por comenzar un nuevo año. La pandemia puso de manifiesto el corazón de los emprendedores y dueños de pequeñas empresas que probaron ser flexibles, ágiles y resilientes. El año pasado nos mostró que mucho de lo que funcionó tradicionalmente ha cambiado o cambiará. También redefinió completamente nuestra definición de salud y bienestar, ya que muchas actividades relacionadas sucedieron en nuestras casas. Si bien el 2020 consolidó el dicho de que no podemos predecir el futuro, las resoluciones pueden seguir orientando a nuestras empresas y a nosotros mismos en el nuevo año, promoviendo hábitos más saludables que inspiren resultados positivos.

Revisar el plan de negocios

¿Cuánto cambió su empresa en el mundo después de la pandemia? Como los hábitos del consumidor están cambiando, las estrategias de las empresas se deben adaptar a ellos. Históricamente las experiencias en persona pueden haber hecho única a su empresa, pero ahora es el momento de mejorar la experiencia del cliente online y a través del teléfono móvil. Según Adobe Analytics, los pequeños minoristas que orientaron las estrategias al comercio electrónico fueron testigos de un incremento del 110% en las ventas online hasta las últimas fiestas. Los sitios web y las plataformas sociales se convirtieron en mucho más que una herramienta de marketing y evolucionaron hacia un elemento estratégico del plan de negocios. Es posible que la estrategia de comprometer al cliente y la proposición de valor única que tengan deban evolucionar también a medida que los consumidores evalúan las compañías y los productos de salud, bienestar y fitness de manera diferente.

Reevaluar e invertir en la tecnología correcta

Los consumidores asignan mayor importancia a la experiencia online de la compañía por lo cual es crítico priorizar la presencia digital. ¿Sus herramientas y canales tecnológicos pueden soportar la mayor demanda de compras online y compromiso del cliente? Su tecnología debería ayudar a mejorar las operaciones y ofrecerles mayor flexibilidad a medida que ganan escala.

Nunca hay que dejar de aprender

El año pasado aprendimos mucho, pero como dueños de empresas el aprendizaje nunca debe detenerse. Aprovechen las plataformas de aprendizaje online disponibles, lean y lean mucho. Los artículos y libros relevantes de diferentes voces pueden constituir un recurso valiosísimo. Conectarse con dueños de empresas que piensan como ustedes o encontrar un mentor también puede ayudarlos a mantener su responsabilidad y sentirse motivados para alcanzar sus metas. También ayuda aprender sobre qué funciona y qué no, a partir de cómo otros experimentaron desafíos a lo largo del camino como dueños de empresas.

Reforzar el valor de las relaciones personales basadas en la confianza

Según una encuesta reciente de McKinsey, 75% de los consumidores estadounidenses probaron un nuevo comportamiento de compras, ya sea marcas o canales nuevos, y la mayoría manifestó que lo seguirá haciendo después de la pandemia. Esto sugiere que ya no podemos asumir que existe lealtad a una marca. Este cambio en el sentimiento del consumidor subraya las oportunidades de las empresas para actualizar los planes de marketing y poder captar la nueva demanda. También refuerza la importancia de crear relaciones personales y auténticas para que los consumidores puedan obtener grandes experiencias y repetir la compra. Esto último no es un nuevo concepto, pero es mucho más crítico si consideramos los nuevos hábitos de gastos del consumidor.

Priorizar la cultura de la compañía

La pandemia dejó exhausta a la gente. Estamos enfrentando, entre otros, incomodidad, ambigüedad, temor, que tienen un impacto significativo en nuestro bienestar psicofísico y social. El nuevo año nos trae aparejada la oportunidad de mirarnos hacia adentro y priorizar la cultura de la compañía. Tengan la intención y coloquen en primer lugar la salud general propia y de su equipo.

Independientemente de los cambios que hagan en 2021, tómenlo como un nuevo comienzo y oportunidad para reconectarse con su pasión. Como cada uno tiene sus propias razones para iniciar una empresa, aunque la mayoría lo hizo por una pasión, todos debemos recordar por qué tomamos personalmente este camino.