María Fernanda Salas. 20 enero
Tasos Katopodis/Getty Images/AFP
Tasos Katopodis/Getty Images/AFP

En su discurso de aceptación a la vicepresidencia de Estados Unidos, Kamala Harris no podía contener su sonrisa y dijo, “a pesar de que yo puedo ser la primera mujer en este cargo, no seré la última. Porque todas las niñas que ven hoy se dan cuenta que este es un país de posibilidades”.

Desde las primeras elecciones de EE. UU. en 1789, la vicepresidencia había sido ostentada por una fila de 48 hombres blancos. Por lo tanto, Harris no solo se convierte en la primera mujer en más de 200 años de historia en tener el puesto, sino también es la primera persona afrodescendiente y, a la vez, la primera persona de descendencia asiática.

Se hizo una grieta en el llamado techo de cristal. Este ha sido una metáfora que representa la barrera invisible que detiene a las mujeres de alcanzar puestos altos en las jerarquías. Se esperaba que en el 2016 Hillary Clinton finalmente rompiera esa barrera. Se esperaba que por fin se pudiera ver a una mujer en la oficina más alta de la primera potencia mundial. En cambio, ascendió a la presidencia Donald Trump, quien es famoso por hacer un sinfín de comentarios misóginos.

Con los resultados de las más recientes elecciones la aguja se vuelve a mover. Volvemos a avanzar en vez de retroceder. Lo que es más, en las próximas elecciones Harris podría ser la presidenta, ya que ha demostrado que es bastante popular y es poco probable que Biden, por su avanzada edad, pueda servir dos términos.

Legado familiar
Photo by Brendan Smialowski / AFP
Photo by Brendan Smialowski / AFP

Harris es hija de dos migrantes que crecieron en diferentes rincones del mundo, pero ambos en una colonia británica. Su madre, Shyamala Gopalan, creció en la India. Su sueño era convertirse en bioquímica, pero la Universidad de Lady Irwin, su única opción en India, la obligaba a conformarse con Ciencias del Hogar.

Por lo tanto, en 1959 decidió aplicar a la Universidad de Bakerly en California y no le contó a su papá hasta que ya la habían aceptado. Él accedió a pagarle el primer año y ella no dudo en irse a pesar de que no conociera a nadie ni tuviera ningún contacto.

Conoció a Donald J. Harris en 1962. Él era estudiante de la misma universidad y estaba cursando su doctorado. Inmediatamente tuvieron una conexión porque encontraron varios paralelos entre sus vidas. Como ella, él creció en una colonia británica, nada más que en su caso fue Jamaica. En su país él se había ganado una beca universitaria, se esperaba que fuera a Inglaterra, pero él se sintió atraído por los EE. UU.

Tuvieron a Kamala Harris en 1964 y tres años después a su hermana Maya. Dos mujeres negras y con ascendencia asiática que nacieron en medio del Movimiento de Derechos Civiles, liderado por Marthin Luther King. Este buscaba que las personas negras tuvieran los mismos derechos ante la ley que las personas blancas. Crecer en medio de este movimiento, y con padres que tenían una alta conciencia social, hizo que tanto Kamala como Maya tuvieran fuertes inclinaciones políticas.

Carrera política
Drew Angerer/Getty Images/AFP
Drew Angerer/Getty Images/AFP

Antes de ser compañeros de campaña, Kamala Harris y Joe Biden, habían participado por la candidatura del Partido Demócrata. En su momento, ella fue una de las candidatas más populares, lo que ayudó a que Biden la eligiera para la vicepresidencia.

Para llegar a este punto, Harris ya tenía una larga carrera política. Primero, en 1986 se graduó de Ciencias Políticas y Economía, tres años después obtuvo su título de abogada. Posteriormente, en su vida profesional fue electa como Fiscal de Distrito de San Francisco en el 2003. Luego, en el 2010 se convirtió en Procuradora General de California. Su puesto más alto antes de la vicepresidencia lo obtuvo en el 2016 cuando fue electa como la segunda mujer afrodescendiente de toda la historia en el senado. Pero, ¿cuál es su posición en los temas más importantes?

  • Salud

Harris había sido una de las primeras senadoras en apoyar el plan Medicare For All, propuesto por el senador Bernie Sanders. Este plan pretende garantizar un acceso universal a la salud para todos los estadunidenses y quitar a las aseguradoras privadas, ya que es un país donde muchas personas quedan endeudadas de por vida a causa de tratamientos médicos necesarios.

Sin embargo, Harris se retractó y ahora apoya una expansión del Afforadable Care Act que Barack Obama había implementado desde el 2010. Este proyecto garantizó que las aseguradoras no le pudieran denegar cobertura por condiciones preexistentes a las personas y, además, planteaba una lista de “beneficios de salud esenciales” que deben incluir. Asimismo, logró bajar los costos y que más personas fueran aseguradas.

  • Ambiente

Harris fue la primera senadora que apoyó el Green New Deal, una resolución impulsada por la congresista Alexandria Ocasio-Cortés que propone una manera de responder a la crisis ambiental. Se inspira en el New Deal de Franklin D. Roovevelt que a través de programas sociales y reforma fiscal logró sacar a Estados Unidos de la Gran Depresión.

La versión de Ocasio-Cortés, a grandes rasgos, buscaría eliminar el uso de combustibles fósiles y garantizar trabajos con mejor sueldo en la industria de energía renovable. Biden no apoya públicamente esta propuesta, ya que se ve como un tema altamente controvertido. Sin embargo, su plan de gobierno detalla varios aspectos similares.

  • Derechos de las mujeres

Durante su campaña, Harris sugirió que las compañías deberían estar legalmente obligadas a tener una certificación que garantizara que le daban igual paga por el mismo trabajo a los hombres tanto como a las mujeres.

Además, apoyó un programa que sería financiado con impuestos que les garantiza a mujeres de bajos recursos la opción de abortar. Argumentó que esto podría salvarles la vida o sacarlas de los ciclos de pobreza.

  • Comunidad LGTBIQ+

En el 2004, cuando fue electa como Fiscal de Distrito de San Francisco, estableció una unidad de Crímenes de Odio que se enfoca en investigar y procesar violencia en contra de la comunidad diversa. Además, en el 2006 hizo una conferencia para discutir cómo acabar con el Gay/Transcender Panic Defence. Este es un argumento que se usa en la corte para decir que la violencia hacia una de estas personas fue provocada por el conocimiento o la percepción de su sexualidad o género. Eventualmente, esto llevó a que se aboliera ese tipo de defensa en el estado de California.

Además, se negó a apoyar la prohibición constitucional del matrimonio igualitario que había ganado en el 2008. Luego, en el 2013, oficializó la primera boda del mismo sexo cuando el matrimonio igualitario fue reinstaurado en California.

  • Educación

La educación superior es muy costosa e inaccesible, por lo que muchas personas optan por pedir un préstamo. Sin embargo, esto ha llevado a que más de 45 millones de personas tengan una deuda colectiva de 1.6 billones de dólares. Hay propuestas más arriesgadas de cancelarla totalmente, sin embargo, Kamala se adscribe a un plan que la reduciría para algunas familias de bajos recursos y a personas que se graduaron de universidades con una población estudiantil históricamente afrodescendiente.

Además, ha prometido subirles el salario a los profesores de primaria y secundaria. Estos han participado en varias protestas, ya que su salario no basta para tener una vida digna. Muchos incluso tienen que optar por un segundo trabajo como baristas, meseros o motorizados.

  • Armas

Harris apoya más regulaciones de las que actualmente existen en la compra y venta de armas de fuego. Por ejemplo, en su campaña propuso prohibir la importación de asalto. Además, quiere cerrar una laguna legal llamada “Boyfriend Loophole” que le permite a las personas con historia de violencia doméstica comprar armas.

Controversias
Photo by Robyn Beck / AFP
Photo by Robyn Beck / AFP

Harris ha sido cuestionada por varias de sus posiciones a lo largo de la carrera. Especialmente, se considera que es muy punitivista y su asociación a la policía no está bien vista por parte de la izquierda dado al contexto social de los últimos años. En particular, en su libro Smart on Crime publicado en el 2009 Harris escribe “si le pidiéramos a las personas que subieran la mano si les gustaría ver más policías en la calle, la mía se levantaría inmediatamente”. Además, añadió que prácticamente todos los ciudadanos que respetan la ley estarían de acuerdo con ella.

Es un comentario que puede parecer relativamente benigno, sin embargo, en la coyuntura actual estadunidense ha cobrado un nuevo significado y ya no todos lo ven en una luz favorable. Específicamente, se han visibilizado sesgos raciales por parte de la policía. En julio de 2020 se vio un caso particularmente desgarrador de esto: George Floyd, un hombre afrodescendiente de 46 años, murió a manos del policía Derek Chauvin en medio de un arresto. Floyd no estaba armado y lo estaban deteniendo por sospechas de que había pagado con un billete falso de $20. Pero el oficial lo obligó a acostarse en el piso y por 8 minutos se hincó en su cuello. En el video, que se difundió rápidamente por redes sociales, se pueden ver los últimos minutos de la vida de Floyd en donde suplicaba para poder respirar.

El caso forma parte de un problema sistemático del que muchos han empezado a percatarse, particularmente aquellos que se alinean con la izquierda estadounidense. Según un estudio del 2020 de Pew Research Center, un 88% de los demócratas blancos consideran que las personas afrodescendientes son tratadas de manera injusta por parte de la policía. Además, el 87% del total de los adultos afrodescendientes dicen que son tratados de manera menos justa por la policía y el sistema judicial.

Además, ha sido criticada por cambiar de posición con respecto a la pena de muerte. Cuando era Fiscal de Distrito estaba en contra y argumentaba que la pena de muerte afectaba desproporcionalmente a las personas de bajos recursos y a las personas racializadas. Sin embargo, en su periodo como Procuradora General de California apeló la resolución de un juez que había declarado esta práctica inconstitucional en el estado.

Sin embargo, cabe recalcar que en el último año ha apoyado ilegalizar que la policía agarre a las personas por el cuello, que aun con una orden no pueda entrar a la casa sin primero tocar la puerta y que se hagan perfiles raciales.

Mirada hacia el futuro
Photo by Logan Cyrus / AFP
Photo by Logan Cyrus / AFP

“A los niños de este país, sin importar su género, nuestro país les está enviando un mensaje claro: sueñen con ambición, lideren con convicción y véanse de una manera que tal vez los otros no puedan simplemente porque nunca la han visto antes”, dijo Kamala en su discurso. Ciertamente, desde una perspectiva de derechos y de representación, EEUU está en un mejor lugar que hace cuatro años.

Las niñas y las mujeres jóvenes ya no van a tener que limitarse a tan solo soñar. Ahora podrán ver que hay alguien como ella que ya lo logró.

Cabe recalcar que Harris es más que la suma de todas las minorías a las que pertenece. Es ante todo una persona. No se le debería atribuir todos sus posibles errores a los grupos a los que pertenece ni y le debería colocar una barra más alta que sus predecesores masculinos.

Sin embargo, sea como sea su gestión, el hecho de tener a una persona como ella en esa oficina ya es un gran paso hacia adelante.