Novias

Compromiso a prueba de pandemia: Priscila Jaikel e Isaac Moya nos cuentan su experiencia tras posponer su boda

Muchas parejas han tenido que cambiar o postergar sus planes de boda. Esta pareja nos cuenta cómo ha sido su experiencia y qué han aprendido de la circunstancia que vivimos

Para nadie es un secreto que la afectación del virus Covid-19 no solo ha sido en temas de salud, muchos planes, de todo tipo, se vieron afectados, y no escapan los proyectos de celebraciones de bodas. Las parejas han tenido que adaptarse a la nueva realidad o postergar sus planes.

Este es el caso de los novios Priscila Jaikel e Isaac Moya, quienes tras cinco años de noviazgo, decidieron comprometerse en el 2019, con el objetivo de celebrar su boda en mayo del 2020.  Y aunque sus anillos de matrimonio están grabados con esta fecha, la pandemia, los obligó a cambiar sus planes en dos ocasiones.

“Para nosotros la presencia de nuestras familias y amigos es muy importante, por lo que preferimos esperar y agendar otra fecha para poder celebrar ese día rodeados de nuestros seres queridos, y no tomar una decisión apresurada, como casarnos con una lista de invitados reducida”, comentó Priscila.

Aunque el proceso lo describen como un “sube y baja de emociones”, por todos los cambios, afirman que lo han disfrutado mucho. La incertidumbre ha sido uno de los sentimientos que ha embargado a la pareja, pero han tomado el control de ella. “El primer cambio de fecha lo tomamos con mucha calma, y justo ese día, en el que pretendíamos casarnos, hicimos un paseo y la pasamos muy bien”, comentan.

Además, resaltan lo importante que ha sido el apoyo de sus familias, amigos más cercanos y de su wedding planner, en quien han encontrado una aliada, amiga y confidente en todo el proceso. “Creemos que lo más importante, de todo esto, es el habernos encontrado y estar juntos, sin importar cuando se realice la boda. Tratamos de recordar lo esencial, el porqué tomamos esta decisión, y el trabajo en equipo ha sido clave para mantenernos unidos”, aseguran.

Para Isaac y Priscila el proceso de cambios inesperados, aunque no ha sido fácil, afirman que lo han disfrutado mucho, enfocando sus energías en lo que sí pueden controlar y resolver, como la construcción de su casa; “este es un proyecto que nos tiene muy emocionados y ocupados, hemos aprovechado el tiempo que teníamos asignado para organizar los detalles de la boda, para elegir cada detalle de lo que será nuestro hogar; además, vamos resolviendo cosas que pretendíamos dejarlas para después de la boda, por ejemplo, la organización de la luna de miel”, compartió Isaac.

El mejor consejo que podemos ofrecer a las parejas que está en una situación similar a la nuestra, es sacar lo mejor de las circunstancias negativas; todo esto lo vemos como una anécdota para contarle a nuestros hijos, que ellos sepan todo lo que atravesamos, pero que siempre nos mantuvimos unidos”

Por su experiencia y como consejo para quienes están organizando una boda y la pandemia les ha cambiado los planes, recomiendan no tomarse nada personal. “Muchas veces planeamos y no se dan las cosas por algún motivo, así es todo en la vida; y aunque la boda es un evento único, y quisiéramos que todo salga tal cual lo planeamos, sabemos que las dificultades nos han hecho más fuerte y mejores personas”, relata la novia.

Así se cruzaron sus caminos

Un partido de la Selección Nacional de Fútbol de Costa Rica en Panamá, fue el escenario donde Priscila e Isaac intercambiaron miradas y palabras por primera vez, para luego tener su primera cita en San José.

Cinco años de noviazgo después, en la Península de Osa y al ritmo de “Tu amor me hace bien” de Marc Anthony, decidieron comprometerse para formar una familia. Ahora solo esperan con mucha emoción y optimismo el mes de noviembre de este año, para dar el “sí, acepto” ante sus familias y amigos.

*Texto por Diana Villegas C., periodista y autora del blog Modo Boda.