Bienestar

Covid-19 e insuficiencia renal residual

Después de ver tantos pacientes con síntomas clásicos de coronavirus, podemos decir que ha quedado un ejército de aparentemente recuperados. Sin embargo, en realidad, hay muchas personas postCovid, con insuficiencia renal residual como secuela.

El virus, en cualquiera de sus variantes, puede dañar el riñón. Ya sea por ataque directo al órgano, causando infección vírica, o por formación de coágulos que ocasionan trombosis o embolias (impiden la llegada de la sangre). O también por la enorme cantidad de desechos tóxicos producidos durante la infección, lo que provoca la insuficiencia renal aguda o residual.

Signos de insuficiencia renal aguda: fatiga, desorientación, falta de aire leve, malestar general, disminución del volumen urinario, pérdida de masa muscular, desánimo y depresión sin causa aparente, dificultad para realizar ejercicios físicos, cefalea crónica, edemas en miembros inferiores, párpados aumentados de volumen, aumento de volumen en el abdomen, náuseas, ritmo cardiaco irregular y dolor u opresión en el pecho.

Es cierto que estos síntomas también pueden encontrarse en otras enfermedades, pero, ante un postCovid que no se recupera del todo, debemos sospechar de una insuficiencia renal residual. La mayoría de las veces, se mantienen normales las cifras de creatinina en sangre. Por tanto, no es suficiente con este método. Hay que realizar orina de 24 horas, estudio del ph urinario y en sangre y la búsqueda de sustancia tóxicas

Lo primero, beber suficiente agua: más de 2,5 litros al día, no saltarse las principales comidas, tomar alimentos alcalinos para desintoxicar la sangre (verduras, hortalizas), y no automedicarse, ya que puede codificarse más la sangre y empeorar el cuadro.

Si siente cansancio y debilidad, debe hacerse un chequeo integral de función renal cada tres meses, los primeros seis meses del postCovid. Además de tratarse bien la diabetes, la hipertensión arterial y las enfermedades que empeoran la evolución.

A muchos nefrólogos les preocupa que algunos pacientes postcovid 19 con enfermedades renales crónicas experimenten un gran retroceso y que otros que no tenían anteriormente enfermedades renales crónicas puedan desarrollarlas

—  Dr. Luis Montel
  • Controle su peso. Los cambios bruscos no le gustan al riñón
  • Disminuya hábitos tóxicos como tabaco, alcohol o drogas
  • Elimine medicamentos innecesarios
  • Camine al menos 5 km diarios
  • Elimine la comida comercial tóxica
  • Tome infusiones de cola de caballo en las mañanas, con bastante agua, o de yerbabuena, verbena, tila (es diurético y sedante) y manzanilla
  • Tome cápsulas de cardo mariano para ayudar a recuperar el hígado y riñón, después de una infección tan brutal
  • La suplementación debe ser calculada acorde al peso, para no sobrecargar al riñón
  • Cuide el exceso de proteínas en la dieta
  • Procure siempre que la dieta sea más verde que roja

Si seguimos estas reglas básicas, siempre con la supervisión de un médico, alargaremos la vida de los riñones después del Covid-19. Y, en general, los sueros alcalinos, la ozonoterapia sanguínea y la cámara de oxigenación hiperbárica mejoran la evolución de la sintomatología y acortan la enfermedad postCovid.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.