Mónica Morales. 14 enero

La mascarilla o cubrebocas se convirtió en un accesorio más de nuestro atuendo, pero no por ello debemos dejar de usar otro de nuestros accesorios favoritos: el maquillaje. Ambos elementos pueden convivir perfectamente en nuestro rostro pero con algunas reglas que respetar.

Para muchas mujeres, el uso de cubrebocas ha provocado brotes e irritaciones de la piel. Esto no es culpa del maquillaje, sino que es una reacción por el calor y humedad que produce la mascarilla en la zona, sumado a una incorrecta rutina de limpieza de nuestro cutis.

Por otro lado, otra gran queja es que todo el maquillaje queda pegado en la mascarilla y corrido en nuestro rostro… y, por más pandemia, nadie quiere lucir como un payasito.

Le consultamos al maquillista profesional, Alejandro Carvallo, quien amablemente nos dio sus mejores trucos para que la piel no sufra brotes con el uso de la mascarilla, y que el maquillaje siga resaltando sin transferirse a nuestro cubrebocas.

Acá les dejamos sus tips, que ahora son nuestros tips de uso diario:

1. El exceso de calor provocado por las mascarillas hace que la piel expulse las grasas e impurezas que tenemos dentro. Así que: lave muy bien su cara por la mañana y la noche, utilice un tónico contra las impurezas y exfolie su piel una vez a la semana; todo esto favorece que la piel reciba mejor el maquillaje y evitar brotes con el uso de la mascarilla. (Ojo: la limpieza facial es una rutina importantísima aunque no se vaya a usar cubrebocas).

2. Prefiera productos cosméticos libres de aceite y aplique crema hidratante para proteger su piel del calor que produce el uso de mascarilla.

3. Aunque la mascarilla cubre un gran área de su rostro, no deje de usar bloqueador solar sobre toda su piel. El bloqueador ayuda a evitar las manchas causadas por el cubrebocas.

4. Para evitar la transferencia de los productos cosméticos a la mascarilla, el último paso siempre debe ser sellar bien su maquillaje, puede utilizar polvos selladores o un producto sellador en aerosol.

5. Este es el momento perfecto para llevar un maquillaje más atrevido en la mirada, pues es lo que más está visible. Puede seguir aplicando sombras de colores, delineados, máscara de pestañas y maquillaje en las cejas.

6. Que los labios estén cubiertos no significa que deba abandonarlos. Puede utilizar un maquillaje natural, con hidratante labial o vaselina. No utilice los brillos o gloss para evitar que el cubrebocas se humedezca y se reduzca su protección.

7. Si quiere usar color en los labios, ¡también se vale! Puede aplicar labiales mate, de larga duración que son intransferibles.

8. Finalmente, evite estarse quitando y poniendo el cubrebocas para retocarse el maquillaje. Retire el cubrebocas solo cuando sea estrictamente necesario y asegúrese de hacerlo con sus manos limpias. Recuerde utilizar la mascarilla de forma correcta, cubriendo la nariz y el mentón.

Fuente: Alejandro Carballo, maquillista de Kryolan (tel.: 2239-9160)