Revista Dominical

Un gato en las tablas

Ante la inesperada incursión de un gato, en la obra ‘Anillos para una dama’, Ana Poltronieri y Juan Katevas dieron una muestra magistral de control escénico

Amo ir al teatro. Guardo en mi acervo de la nostalgia la mocedad de las décadas sesenta y setenta, un período intenso, culturalmente hablando. Habitantes de todas las edades frecuentábamos las salas josefinas que solían operar a teatro lleno: el Arlequín, el Teatro Universitario, la Compañía Nacional de Teatro, el Castella y la escena al aire libre en el Museo Nacional, entre otras. Mientras “un pequeño paso para el hombre, gigantesco de la humanidad” inmortalizaba al astronauta estadounidense Neil Armstrong desde la Luna, en nuestra ciudad capital la ampliación de la Avenida Segunda acentuaba los matices de la utopía que mantiene en la actualidad.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.