Selección Nacional

Ticas derraman lágrimas por su deseo de no defraudar ni defraudarse en el Mundial Sub-20

La Selección Femenina Sub-20 de Costa Rica cayó por goleada contra una potencia como España. Aún resta el último partido ante Brasil para despedirse de este Mundial en casa

Ninguna quería que fuera así en cuanto al resultado, porque todas las integrantes de la Selección Femenina Sub-20 de Costa Rica son muy competitivas, no querían defraudar, ni defraudarse. Y al final, el desahogo son las lágrimas.

“Todas queríamos hacerlo bien, por la afición, por el apoyo de todos, es doloroso, estamos en casa y queríamos hacerlo bien, queríamos clasificar, trabajamos muy duro para esto, pero no se nos da y así es esto”, expresó María Paula Salas en Teletica.

Solo ellas saben lo que han hecho para estar ahí, como Abigail Sancho, que renunció a su trabajo porque ya se le hacía imposible combinarlo con las concentraciones a tiempo completo con la ‘Tricolor’.

Después de perder contra Australia, lo que más anhelaban las ticas era no guardarse nada frente a España, por orgullo propio y como una manera de retribuirle el cariño a ese público que las apoya de manera incondicional.

A esos miles de ticos a quienes sin importarles el resultado están yendo al Estadio Nacional para verlas en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de Costa Rica 2022.

La derrota por 5 a 0 contra España en el Estadio Nacional las incomoda, pero esta vez dieron un ejemplo de fortaleza mental. Cada gol era un golpe, del que se levantaban rápido e intentaban ir al frente.

Esta vez hubo cambios, con una María Paula Salas mucho más participativa, que en parte era lo que ella quería.

La atacante ejerció un rol diferente, ayudando a generar juego, porque en medio de la juventud de todas, ella es quien tiene más experiencia.

Es la ramonense que a pesar de su edad, presenta más trayectoria en la Selección Mayor que en la misma Sub-20. También es quien tiene recorrido internacional, porque viene de jugar en el Chievo Verona, en Italia.

Salas contribuyó para que a pesar del marcador, que resulta grueso y grosero para las anfitrionas, ellas salieran del partido con la frente en alto, porque no dejaron de correr y sudaron la camiseta de la Selección de Costa Rica hasta el último minuto.

En parte, siguieron el consejo de la gran referente de todas, esas palabras de Shirley Cruz que fueron un bálsamo para levantar su ánimo.

“Salgan a disfrutar, a llenarnos de alegría, ustedes ya ganaron, con la inspiración que le están dando a muchas niñas. Me siento orgullosa de poderme decir costarricense, como ustedes”, les manifestó Shirley Cruz. Y ellas así lo hicieron.

Sobre la derrota contra España, el resultado no sorprende. Ya había pasado en los amistosos de hace algunos meses y ya en el Mundial no fue la excepción.

“Es un rival bastante fuerte, al igual que lo que sigue contra Brasil. El esfuerzo físico que hicimos se notó en la cancha. Todas corrimos, todo mundo quiso hacerlo bien. España es potencia, lo hizo muy bien, tiene el juego muy claro y se nos complicó. No queda más que pensar en el siguiente partido, que de igual forma queremos hacerlo bien”, citó María Paula Salas.

La asistencia registrada este sábado en el Estadio Nacional fue de 22.446 personas.

“Con esto gana el fútbol femenino, al final la gente viene, apoya y aplaude, no deja de estar y estamos muy agradecidas con eso. Por el apoyo de todos esto es muy doloroso”.

Aún queda pendiente un partido para las anfitrionas, que podría ser el más complicado de todos para las ticas, pero también una de las mejores experiencias para nuestras muchachas, cuando se enfrenten el martes a la poderosa Brasil que es firme candidata al título.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.