Steven Oviedo, Daniel Jiménez. 20 diciembre, 2019

Rodolfo Villalobos, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, dio los primeros detalles de la Copa del Mundo femenina sub-20 que organizarán Costa Rica y Panamá en agosto del 2020.

Rodolfo Villalobos (centro) junto a Carlos Alvarado y Shirley Cruz en el anuncio oficial del Mundial sub 20 femenino en Costa Rica y Panamá. Foto: Rafael Pacheco
Rodolfo Villalobos (centro) junto a Carlos Alvarado y Shirley Cruz en el anuncio oficial del Mundial sub 20 femenino en Costa Rica y Panamá. Foto: Rafael Pacheco

Como el cierre de “un año maravilloso, histórico” para el fútbol femenino y la oportunidad de estar a la altura de la confianza de FIFA, el presidente de la Fedefútbol, Rodolfo Villalobos, dio la bienvenida a la designación de Costa Rica y Panamá como sedes conjuntas del Mundial Femenino Sub-20 del próximo año.

El dirigente se manifestó seguro de cumplir con el reto con tan solo ocho meses de tiempo, ilusionado con la fiesta venidera y pretencioso con una Sele tica que llegará según palabras a competir y no solo a participar.

“Se nos viene un Mundial en ocho meses, quiero decirles que no es un Mundial de la Federación, es un Mundial del país, seremos solo el eje, pero será del país. Ocupamos gente capaz, con deseo y con pasión. Tenemos que aprovechar este evento y nos tiene que unir como país”.

¿Están definidas las sedes del Mundial?

Las sedes todavía no están definidas, el consejo de FIFA determinó cuáles son los organizadores del Mundial. Ellos hicieron una inspección en Costa Rica y Panamá.

¿Quién será el entrenador de la Selección?

La sub 20 tiene un entrenador (Harold López), pero lógicamente Amelia tiene la responsabilidad como directora de selecciones nacionales.

¿Cómo será la clasificación al Mundial en la Concacaf?

Costa Rica y Panamá están clasificadas y el premundial de República Dominicana dará dos cupos más, por lo que habrá cuatro selecciones.

¿Qué tienen que trabajar para este Mundial?

Ese tema lo hemos venido trabajando, estábamos a la expectativa, se tiene que formar un comité organizador local, vamos a tener una mayoría de mujeres, hay que hacer comisiones importantes y tendremos un proceso para nombrarlas. Tenemos una cita telefónica para el 6 de enero para establecer todo el organigrama del Mundial y para ver la parte financiera.

¿Cómo toman el crecimiento del fútbol femenino?

La verdad es que muy contento, todo el año ha sido bueno, la medalla en Panamericanos, la liga local, esta final. Los que estuvimos ahí (el lunes en el Morera Soto, en la final entre Alajuelense y Saprissa) podremos contar que hubo un antes y un después. Para nosotros como federación es importante, nos compromete; yo creo que el compromiso de jugadoras, cuerpo técnico y dirigentes es alta y tenemos que tomar esa adrenalina para que el fútbol femenino siga creciendo. Nos llena de mucha alegría, pero de compromiso y de responsabilidad. Queremos un mundial exitoso dentro y fuera de la cancha, hay un compromiso en la Federación. No es lo mismo que el del 2014, va a ser muy exigente para nosotros, es un trabajo integral de todas las jugadoras. Muchas de estas futbolistas están en el campeonato nacional. Entramos en cuenta regresiva al mes de agosto.

¿A cuánto asciende el valor de organizar este Mundial?

En este momento no se tiene una cifra de cuánto cuesta. Sí le puedo decir que la FIFA se hará cargo de todos los costos. Se le hizo ver a la FIFA que era muy a destiempo, que era muy difícil una inversión de recursos del Gobierno, por lo que todo será financiado por ellos.

¿Cómo controlar que no haya despilfarro como en el Mundial femenino sub 17 del 2014?

Yo creo que Dios nos está dando una gran oportunidad de que las cosas se pueden hacer bien en ese aspecto. Hay una gran conciencia de instaurar todos los controles, auditorias, para que todo sea transparente. Es una gran oportunidad para demostrar que las cosas se pueden hacer bien hechas.

¿Cuál es la historia detrás de la designación?

Yo podría resumir en una palabra: confianza. Es lo que puede estar detrás, la confianza en el trabajo de Costa Rica y Panamá. La experiencia de organizar un Mundial, un partido de Copa Oro. Es un reto enorme organizar un Mundial en ocho meses, pero nosotros tenemos que corresponder a esa confianza como lo hemos hecho en el pasado. Vamos a asumir el reto para responderle con un muy buen Mundial.