Fanny Tayver Marín. 7 enero
Mariana Benavides, Noelia Bermúdez y Gloriana Villalobos se encuentran entrenando con la Selección. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo
Mariana Benavides, Noelia Bermúdez y Gloriana Villalobos se encuentran entrenando con la Selección. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo

Más que un sacrificio, ellas lo ven como una responsabilidad, de cara a un sueño que resulta difícil, pero no imposible.

El Preolímpico Femenino de Concacaf se disputará entre el 28 de enero y el 9 de febrero en Bradenton, Florida, Estados Unidos.

Ante eso, las seleccionadas que estuvieron en la final nacional del fútbol femenino, en la que Liga Deportiva Alajuelense Codea se impuso con un global de 2-1 a Saprissa FF, prácticamente no tuvieron vacaciones.

Culminado el torneo, siguieron entrenando, pero esta vez bajo las órdenes de Amelia Valverde, en el Proyecto Gol.

“En son de broma lo comentábamos por ahí, que hasta nos duele existir, porque la verdad es que los trabajos han sido muy fuertes ahorita con la Selección, pero es eso, nos están cargando bastante y ya a finales de la semana empiezan a bajar las cargas”, comentó la portera Noelia Bermúdez.

Y agregó: “Estamos a unas tres semanas de competir en el Preolímpico, pero yo creo que la ilusión que tenemos todas por alcanzar esa meta, esa clasificación a los Juegos Olímpicos, nos hace dar ese extra siempre. La verdad es que sabemos que estos dolores y todo esto va a pasar, pero el objetivo es clasificar”.

Cuando La Nación les preguntó a ellas que cómo había sido ese trajín de fin de año, la delantera María Paula Salas manifestó que justamente era algo que acababa de hablar con unas amigas, pues básicamente solo tuvieron una semana libre.

“En esa semana teníamos que hacer ciertos planes de trabajo, pero bueno, esto es así y creo que siempre hay que hacer sacrificios en la vida y nosotras siempre, básicamente, le hemos dedicado toda nuestra vida al fútbol. Yo creo que al fin y al cabo, lo que hacemos es disfrutarlo”, citó la futbolista.

Tiene 17 años, pero Salas también asegura con madurez: “A mí me preguntan que si quiero vacaciones, sí quiero vacaciones, pero quiero ganar, quiero jugar, quiero entrenar, quiero ser titular, entonces yo creo que de todo eso llega un momento donde es un trabajo, sí, pero disfruto lo que hago”.

En el sorteo que se efectuó semanas atrás, se determinó que la Selección Femenina jugará en el Grupo A del Preolímpico, contra Estados Unidos, Panamá y Haití; mientras que en el B se encuentran Canadá, México, Jamaica y San Cristóbal y Nieves.

Las ticas debutarán en el Preolímpico el 28 de enero contra Panamá; tres días después se medirán con Haití y cerrarán la fase de grupos el 3 de febrero, frente a las campeonas del mundo: Estados Unidos.

El Preolímpico Femenino reparte dos cupos a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, que serán del 24 de julio al 9 de agosto. Esas plazas serán para quienes lleguen a la final de esta competencia clasificatoria.

A estas alturas del partido, llama la atención un posible choque de eventos, ya que si el fútbol tico logra la hazaña de clasificarse para la cita nipona, puede coincidir con el Mundial Femenino Sub-20 de la FIFA que será en agosto (fecha exacta no se ha anunciado) en Costa Rica y Panamá.

Y varias de las jugadoras que se entrenan con la Mayor en este momento, están proyectadas para jugar esa Copa del Mundo juvenil, como María Paula Salas, Priscilla Chinchilla, Gloriana Villalobos y Stephannie Blanco.

“Es un tema que no lo hemos tocado aún, el Preolímpico está a unos días y la idea es clasificar, siempre, hasta que no se dé, no se va a pensar, pero creo que un Mundial es lo que cualquier futbolista desea, es lo más soñado que usted puede tener, donde uno siempre quiere estar, más en casa, donde la afición va a estar a nuestro favor, donde yo sé que el estadio se va a llenar, donde el fútbol femenino va a crecer y nos va a abrir muchas puertas y entonces yo creo que indiscutiblemente, el Mundial, no lo pondría en duda, el Mundial”, opinó María Paula Salas.