Manuel Baltodano. 11 junio
Lucía Marín (Sonya en lucha libre) en un entrenamiento. Foto: José Cordero
Lucía Marín (Sonya en lucha libre) en un entrenamiento. Foto: José Cordero

Lucía Marín es el nombre de la persona detrás del personaje de Sonya en la empresa de lucha libre costarricense Costa Rica Wrestling Embassy (CWE). Tiene dos años de dedicarse a lo que califica como una pasión y es la única luchadora mujer en la empresa.

Apenas el pasado 18 de mayo luchó por primera vez contra otra mujer en un evento en el país. Fue contra Dalys, una luchadora invitada que pertenece a la empresa mexicana Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL).

Ella explica que “Sonya” es una variación del nombre de su mamá, Sonia, quien es su inspiración.

“Decidí ponerlo, pero como Sonia se escuchaba, a mi parecer, muy simple, como que le faltaba más fuerza. Sonó Sonya y me gustó y aquí estamos”, detalló.

Sonya en un entrenamiento de lucha libre. Fotografía José Cordero
Sonya en un entrenamiento de lucha libre. Fotografía José Cordero

Lucía dice que ve lucha libre desde los seis años. Veía a escondidas los programas de la WWE por la televisión nacional porque a su mamá no le gustaba para nada que ella siguiera esa disciplina. Su papá sí se lo permitía, aunque más adelante tuvo vía libre para disfrutar este deporte espectáculo.

“Aquí en Costa Rica lo que la mayoría hemos consumido es producto de WWE, solo eso venía. Más adelante veía lo que llegaba de WWE, pero venían de New Japan Pro Wrestling (NJPW) entonces uno veía un poquito de ahí o del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) hasta que llegué aquí, a CWE, como aficionada por rebote”, menciona Sonya

Lamenta que en Costa Rica, a su criterio, no existe la cultura de lucha libre, lo que hizo que en algún momento se resignara a pensar que su sueño de convertirse en luchadora profesional era muy lejano.

Conoció la empresa costarricense CWE por un grupo de Facebook, fue por un año como aficionada hasta que pusieron un anuncio de una clase gratis, llegó a probar y se quedó hasta la fecha. En aquel entonces, la empresa se llamaba CMLL Costa Rica, una filial de la compañía mexicana.

Sonya entrena desde mediados de setiembre de 2016 hasta debutar el 27 de mayo de 2017. En ese momento, había otra luchadora en el elenco de la empresa, su nombre luchístico era Lady Killer, pero ya no pertenece a la compañía, lo que ha hecho que Sonya llevara un proceso de entrenamiento como única mujer de la CWE hasta la fecha.

Su madre, quien falleció hace cuatro años, nunca pudo verla practicar lucha libre. En cambio, ella describe a su padre como “alcahueta” respecto de su pasión por la lucha libre; él supo que ella luchaba, estuvo en su debut y en todos los eventos grandes que ha tenido con la empresa.

Uno de los luchadores del elenco de CWE mientras entrena. Fotografía José Cordero
Uno de los luchadores del elenco de CWE mientras entrena. Fotografía José Cordero

Sonya se ha lesionado al practicar esta actividad. Incluso, en su brazo derecho se puede observar la cicatriz que dejó una cirugía para repararle una fractura en el húmero, lo que la mantuvo seis meses lejos del ring.

La luchadora describe lo que siente al entrenar y luchar todas las semanas con hombres, debido a la falta de mujeres en esta disciplina.

“A nivel fisiológico hay diferencias en fuerza o en velocidad, el detalle es que el entrenamiento puede compensar mucho de la diferencia física que usted tenga. Cada uno de nosotros tiene algo diferente, hay unos que son más de fuerza, otros que son más aéreos, tal vez otros son más técnicos. Ahí es donde se compensa la diferencia, pero no es por el género sino por el estilo de cada uno”, afirma.

Sonya se describe a sí misma como una luchadora que domina y le gustan las llaves de rendición, pues le encanta la rudeza. Ella, de hecho, tiene en su arsenal movimientos finales de golpes y de llave; esta última es la que más le agrada.

Por lo mismo, se confiesa amante de la lucha mexicana, que se caracteriza por el estilo de llaveo y ciertos finales que le gusta imitar o modificar.

Debido a que luchar en Costa Rica no genera ingresos, todos los luchadores de CWE tienen un trabajo aparte para subsistir. En el caso de Sonya, se desempeña como metodóloga deportiva del Comité Olímpico Nacional, tras graduarse como especialista en Ciencias del Movimiento Humano, por lo que supervisa las selecciones nacionales de todos los deportes.

Sonya trabaja en el Comité Olímpico Nacional. Fotografía José Cordero
Sonya trabaja en el Comité Olímpico Nacional. Fotografía José Cordero

“No me cuesta llevar paralelamente mi trabajo con la lucha, porque tengo un jefe que es muy flexible con los eventos, le gusta. En mi trabajo todos saben que lucho y de manera general apoyan bastante y les gusta porque es algo distinto, y como es tan envuelto en deporte no ven mal que uno practique esta actividad física”, revela.

Para ella, es un sueño de niña que sigue presente dedicarse a tiempo completo a la lucha libre. Su experiencia de dos años en este deporte incluye luchas fuera de nuestras fronteras, pues ha participado en eventos de CMLL en la Arena México, en una por equipos de tres contra tres, donde incluso luchó al lado de la actual campeona femenina de esa empresa.

Sonya dice que para todos los luchadores representa un reto importante cambiar la imagen de la lucha que hay en Costa Rica, para demostrar que con esfuerzo se puede mejorar.

“Aquí hay mucha gente con talento, solo que por muchos años no se llevó el camino correcto. En cinco años que tiene la empresa ya han habido experiencias en CMLL, dos luchadores (Ary Bradford y Sky Drako) han ido a hacer una prueba con WWE en Chile y es lo que quiere la empresa: sacar talento costarricense a otras latitudes”, expresa Sonya.

Parte del crecimiento que ha tenido la empresa se debe a la presencia de invitados internacionales en los eventos, como el mexicano Alberto El Patrón, el estadounidense Cody Rhodes y los japoneses Naito y Okumura. Este último es parte de CMLL y es, además, el actual campeón mundial de esta empresa tica.

En la empresa, y como parte de su personaje, Sonya integra un grupo llamado “La locura perfecta”, un trío de luchadores. Su compañero en el grupo, Ryan Grace, describe cómo es luchar al lado de Sonya.

“Cuando estamos en el ring es química completa, los estilos de los tres (Ryan Grace, Cyrkus Clown y Sonya), son excelentes, muy compatibles. Cada vez que nos subimos al ring tenemos nuestros movimientos, nuestra forma de luchar y nuestras trampas... A veces”, revela Ryan Grace.

Según el mismo personaje, la lucha que más ha disfrutado en equipo con ella fue una en la que estuvo contra Voltio y Epidemia, dos personajes más de esta compañía de lucha libre nacional.

De acuerdo con Joe Kim, uno de los personajes con los que Sonya ha sostenido una mayor rivalidad en la empresa, es indiferente luchar contra ella por el hecho de ser mujer, ya que es muy buena luchadora.

“Independientemente de que Sonya sea chica, aquí la lucha es personaje contra personaje, no importa si es hombre o mujer. La idea es medirte, dar lo que puedas. Sí he tenido encuentros muy duros con Sonya, ella es muy buena en las técnicas al ras de la lona y por eso cada vez que luchamos la táctica es ‘nunca se meta con Sonya porque te va a dar una paliza’, entonces ha sido una experiencia muy bonita porque desde que debuté en el mismo evento con Sonya, desde que nos vimos cara a cara, la rivalidad fue espontánea”, dice Joe Kim.

Según Kim, ha habido altos y bajos en los encuentros a lo largo de la historia contra Sonya, pero igual luchar contra ella es igual que hacerlo contra cualquiera de los hombres.

Así se ha desarrollado la carrera de dos años de esta joven que busca destacar a nivel nacional e internacional.