Esteban Valverde. 8 enero
Keylor Navas desvió la pelota con la punta de sus dedos y la envió a tiro de esquina en el Madrid- PSG. Fotografía: AFP
Keylor Navas desvió la pelota con la punta de sus dedos y la envió a tiro de esquina en el Madrid- PSG. Fotografía: AFP

En el último partido que el Real Madrid enfrentó al PSG, en el Santiago Bernabéu, el volante alemán Toni Kroos intentó sorprender a Keylor Navas con un tiro de esquina rápido, para marcarle un gol olímpico, empero la reacción del tico lo evitó.

Ahora, en el primer partido de la Supercopa de España, el alemán hizo la misma acción y logró marcarle a Jaume Doménech, portero 'ché'.

La fórmula de Kroos consiste en cobrar rápido. El alemán apenas coloca la pelota, mientras el arquero rival gira instrucciones dispara, el portero se da cuenta tarde y cuando intenta rechazar va contra el marco y no le da tiempo de desviar el balón.

Doménech logró tocar el balón, pero ya estaba dentro del marco por lo que su rechazo terminó en la malla superior del arco.

La diferencia con Navas fue que el guardavallas costarricense regresó más rápido a su marco, así cuando alcanzó a desviar consiguió que el balón se fuera por encima del marco.

"El '8' blanco sacó su precioso guante a pasear, tras pillar 'dormido ' al portero, y acabó alojando el esférico en la portería del Valencia con un sutil lanzamiento directo desde el córner", describió diario Marca sobre el gol marcado por el teutón.

"Ganó el concurso de inteligencia y puntería con su gol olímpico. A Jaume Domènech no se le va a volver olvidar cubrir un palo en un córner. Kroos apenas celebró su obra de arte, en eso es cien por cien alemán...", añadió AS.

Al final, el Real Madrid eliminó al Valencia y se impuso 3 a 1 para clasificar a la final de la Supercopa de España y está a la espera de rival, ya que el otro clasificado saldrá del enfrentamiento entre el Atlético de Madrid y Barcelona, este jueves a la 1 p. m.

Las jugadas: