Esteban Valverde. 14 julio
Bryan Ruiz en un entrenamiento de la Selección Nacional en setiembre del 2019. Fotografía: José Cordero
Bryan Ruiz en un entrenamiento de la Selección Nacional en setiembre del 2019. Fotografía: José Cordero

La noticia corrió rápido, los grupos de WhastApp empezaron a especular: “¿Viene para Alajuelense?”. “Ahora sí cumplirá el sueño del abuelo y vestirá de morado”. “Por fin se le hace y jugará con Yendrick en Herediano”... Bryan Ruiz quedó libre y ya calentó al aficionado tico; no obstante, su regreso es una incógnita.

Aunque el capitán de Costa Rica en los mundiales de Rusia 2018 y Brasil 2014 acabó su vínculo de forma unilateral con el Santos de Brasil, escuadra con la que le restaban seis meses de contrato, en la mente de la Comadreja ahorita lo único que está es, más allá de lo futbolístico, el regreso a territorio nacional en medio de la pandemia.

De momento, Bryan todavía no piensa en su futuro, está a la expectativa de los intereses que lleguen, empero no ha tomado ninguna decisión; así no descarta ninguna posibilidad, según cuentan allegados al jugador.

(Video) Redactores de la sección de deportes de La Nación, analizan qué le conviene más a Bryan Ruiz

Tres fuentes cercanas al futbolista fueron enfáticas en que el momento en que llega la libertad para el jugador es complejo a nivel de mercado, porque una pandemia afecta al mundo sanitariamente y económicamente, además de que su mente solamente está centrada en llegar a Costa Rica.

Bryan como normalmente lo ha externado no le cierra la puerta al exterior, pero ahora sí tiene claro que la oferta debe ser buena. No se irá del país solamente por estar afuera.

Si el jugador está en Costa Rica, con el mayor ingreso que da el mercado nacional ganará unas seis veces menos que en Brasil. Si acepta una oferta internacional, sería solo si esa brecha se acorta notablemente.

Por otra parte, está claro que estar a las puertas de los 35 años, ponen al mundialista costarricense en una posición diferente, ya que las ligas intermedias de Europa como Holanda, Bélgica, Dinamarca, entre otras, priorizan la contratación de jóvenes que buscan vender a ligas ‘top’. En el caso de los campeonatos consolidados tampoco se ve claridad para llegar a esa edad.

El futbolista en el comunicado de prensa en el que dio a conocer la rescisión de contrato fue enfático en que desea seguir jugando y aceptó que tiene como su meta continuar en la Selección Nacional. En este punto, la posible participación en el torneo tico es una ventaja.

"A partir de este momento soy agente libre y deseo continuar mi carrera a nivel de club y Selección Nacional, al sentirme en condición físico y técnica idónea", reveló.

Bryan en Costa Rica contaría con regularidad, casi asegurada, además de que estaría al alcance del seleccionador Rónald González y se conservaría en un torneo de nivel aceptable para formar parte del cuadro patrio.

El jugador ha sido enfático en que su deseo es seguir en Europa. Él conserva esa pretensión siempre y cuando las condiciones sean las adecuadas para su familia, y también la parte económica lo valga.

La MLS y México aparecen como opciones muy llamativas para el jugador. Son de su gusto. Europa también le llama la atención pero con ciertas condiciones si llega una oferta de una liga intermedia. Estar en Costa Rica un periodo corto para esperar que los efectos de las crisis económica pasen tampoco le resulta descabellado.

Bryan de momento no tiene claro cuál es el paso que dará en su vida, lo único que sabe es que continuará jugando.

A sus 34 años, de los cuales 14 ha vivido como legionario, el '10' Costa Rica debe aclararse y notar si es el momento de enloquecer al país o continuar su aventura en otro país.

El entorno del jugador describió lo que desea la Comadreja: después de ver tantos partidos por televisión desde noviembre del 2018, aguantando sus deseos de estar tocando el balón, su prioridad es volver a experimentar esas sensaciones.

Ponerse los tacos, hablarle a sus compañeros, tener la expectativa de luchar por un objetivo, sentir la adrenalina de la noche previa a un partido. La adrenalina de sentirse en una competencia es lo que hoy por hoy se vuelve su prioridad.

Mil pensamientos lo atacan para tomar la decisión: la pandemia, la familia, la Sele, su ambición...Son solo parte de ellos.

Así se liberó.

Bryan Ruiz le puso punto final a su relación con el Santos de Brasil de forma unilateral. Según afirmó en un comunicado de prensa lo hizo ‘respaldado por el incumplimiento de pago y por el daño moral que he recibido, provocado por decisiones administrativas y deportivas que se tomaron y por las informaciones no verídicas que se comunicaron públicamente en diferentes oportunidades por parte de la administración del club, las cuales pusieron en duda mi profesionalismo como jugador’.

El artículo 15 del Estatuto del Jugador de FIFA, respalda a los futbolistas en este tipo de casos: ‘Un jugador profesional que en el transcurso de una temporada participe en menos del 10% de los partidos oficiales disputados por su club puede rescindir prematuramente su contrato argumentando causa deportiva justificada”, se lee.

Posiblemente, sea un tema legal que aún deba resolverse. Se desconocen las medidas que tomará el club y las pretensiones de Ruiz.

(Video) Redactores de la sección de deportes de La Nación, analizan qué le conviene más a Bryan Ruiz