Cristian Brenes. 25 marzo

Francia es el quinto país del mundo más golpeado por el nuevo coronavirus, con 1.100 muertos y 22.302 casos a este miércoles. Keylor Navas y su familia son testigos directos de lo que vive el pueblo francés y acatan al pie de la letra todas las recomendaciones de aislamiento y los lineamientos que dicta el gobierno.

¿Cómo vive la cuarentena? ¿De qué forma se entretiene con su familia? ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Entra en pánico? El guardameta se abrió y conversó ampliamente sobre todos estos temas en el espacio Impact, de Visión de Impacto, donde interactuó con Iván Vindas y Jonathan Villarreal por más de una hora, durante la madrugada del miércoles en suelo galo.

“Hoy es el día 14 que tenemos de estar en la casa. Las indicaciones que nos dio el gobierno y el club es que teníamos que estar 14 o 15 días en la casa, que no podíamos salir, solo para comprar alimentos, si alguien tenía una emergencia o para ir a la farmacia. Hemos estado en casa, no hemos salido a nada y nos hemos quedado compartiendo tranquilos. Creo que la situación en Francia la han manejado bastante bien, pero sí hay muchos infectados, mucha gente ha muerto y eso es muy triste”, señaló el meta del PSG.

Keylor Navas y su familia suman 14 días de aislamiento en París, Francia. El arquero asegura que no salen de la casa y siguen las recomendaciones del gobierno galo y del PSG. Fotografía: Onze Mondial, archivo.
Keylor Navas y su familia suman 14 días de aislamiento en París, Francia. El arquero asegura que no salen de la casa y siguen las recomendaciones del gobierno galo y del PSG. Fotografía: Onze Mondial, archivo.

Navas reveló que aprovecha mucho de su tiempo para orar y pedirle a Dios por lo que ocurre en el mundo y en especial en Costa Rica. Además, aprovecha para compartir en familia y disfrutar de momentos que en ocasiones se pierde, por su agenda de entrenamientos y partidos.

El guardameta también recurre a juegos de mesa, ver películas, entrenar, ver bailes en Youtube y bailar, dormir, llamar a la familia, hacer video llamadas y utilizar las redes sociales. Incluso, se le ha visto en transmisiones en vivo cantando, contactando amigos y contando anécdotas.

“Es bastante complicado, porque al final estar encerrado en la casa no es fácil para todo el mundo. Nos tiene que servir para tener un tiempo en familia y entre todo lo malo que hay, ver todo lo que podemos compartir juntos, orar y pedirle a Dios por el mundo y todas las personas. Acá tenemos un estudio de biblia y lo damos en línea, así que de lo malo hay que ver lo bueno y confiar que Dios tiene un propósito en todo esto”, destacó.

Además, reflexionó que: “esto nos hace ver que somos vulnerables y que realmente siempre necesitamos de Dios. Nos damos cuenta que hay muchas cosas en la vida a la que les damos valor y no son importantes, hay cosas mucho más importantes, como levantarse, tener un trabajo, poder salir y la salud. Son cosas que nadie puede comprar con el dinero, solo Dios nos las puede dar y hay que aprovecharlas y valorarlas, así que esto es un llamado de atención para darnos cuenta de lo privilegiados que somos y que muchas veces lo que hacemos es quejarnos”.

Momentos de incertidumbre

Keylor no escondió que ha sentido temor y por momentos él o su esposa, Andrea Salas, se sienten agobiados, pero se apoyan mutuamente y logran tranquilizarse cuando alguno está más afectado. Ambos se fortalecen en la oración para transmitirle esperanza a sus hijos.

El cancerbero y su familia no se quedan de brazos cruzados, están muy preocupados por Costa Rica y por lo mismo buscan las formas de ayudar mediante su fundación. El meta recalca que es el momento de unirse y se pone a disposición en lo que esté a su alcance.

”Nosotros no es solo que estamos acá, sino que estamos viendo de qué forma podemos ayudar a la gente, intentar brindarles un poco de todo lo que Dios nos ha dado. En este momento es cuando nos tenemos que unir como país y mi familia y yo no queremos quedarnos de brazos cruzados en la casa solo esperando que esto pase. Aparte de ayudar con oración, estamos en disposición de colaborar en muchos sentidos”, dijo el titular del PSG.

Salas, pareja del portero nacional, también expresó su sentir y aprovechó el espacio para mandar un consejo a las familias ticas.

“Son momentos muy difíciles, porque el quedarse sin trabajo y la falta de muchas cosas nos inquietan, pero mi mejor consejo es la oración, nada nos puede dar más paz y tranquilizarnos en un momento de emergencia. Hay que fortalecernos como familia, pedirle mucho a Dios y unirse, porque Dios no abandona, hay que tener esa fe implacable para transmitirla a nuestros hijos y esposos”, recalcó.

Después de Italia y España, los países más afectados son China continental con 3.281 muertos (81.218 casos), Irán con 2.077 muertos (27.017), Francia con 1.100 muertos (22.302), y Estados Unidos con 600 muertos (55.225).