Esteban Valverde. 24 enero
Celso Borges junto a sus compañeros en el gimnasio del Goztepe. Fotografía: Facebook del Goztepe
Celso Borges junto a sus compañeros en el gimnasio del Goztepe. Fotografía: Facebook del Goztepe

Celso Borges no piensa en su futuro, solo se centra en el presente; no obstante, cuando le hablan de afrontar, por ejemplo, su última eliminatoria, el nacional exalta su voz y defiende que ni siquiera imagina ese momento.

El nacional de momento no sabe qué pasará en su carrera deportiva, por lo que prefiere centrarse en lo que tiene fijo, el año y medio de contrato con el Goztepe turco, pese a que el mercado de piernas está abierto y cualquier cosa puede suceder.

El volante '5′ de Costa Rica dice estar tranquilo y disfrutando cada encuentro como si fuera el último, porque ya consiguió recobrar la regularidad que tanto ansiaba a inicio de temporada.

"Eso es para lo que uno trabaja, a veces hay situaciones fuera de control. Durante un año pueden darse amonestaciones, lesiones, y uno debe estar preparado y cuando le toca el momento pues hay que entrar y no desentonar, pero uno debe estar con la calma de que la oportunidad llegará aunque se sabe que es difícil", declaró.

A sus 32 años, pese a estar en una edad madura de su carrera deportiva, el futbolista es enfático en que todavía tiene cuerda, al punto que no le pasa por la mente si esta será la última eliminatoria que juegue.

Celso comenzó en el proceso a Sudáfrica 2010, también afrontó la era de Brasil 2014, Rusia 2018 y ahora se centra en Catar 2022.

"No... Que va, todavía hay para rato, la última no es. Hay para muchos años todavía. Estoy atravesando un buen momento, ya lo tuve el año pasado también. Me siento bien, no tengo problema, así que nada, así afronto con mucha ilusión esto y quiero ser mejor cada día. El año de eliminatoria es especial como un Mundial, pero así será sucesivamente cuando vayan llegando de nuevo", relató.

Para el exjugador del Deportivo La Coruña al camino por recorrer es largo, al punto que no visualiza más allá de Turquía porque la vida del jugador cambia mucho en cuestión de horas.

"Queda mucho por recorrer. No sé qué pasará, en la vida del jugador no se sabe, porque todo cambia rápido, solo he visualizado lo que tengo firmado y a partir de ahí disfruto todos los momentos como si fuera el último", declaró.

Actualidad. Con el Goztepe, Borges tiene tres partidos consecutivos actuando los 90 minutos y en un partido hasta tuvo que cumplir funciones de defensor central, por circunstancias del encuentro.

“Uno también está a la disposición del técnico, él ve qué necesita. Entrar en la mente de un entrenador es difícil, pero hay que respetar las decisiones y saber que las cualidades de uno pueden ser tomadas en cuenta para 'x' o 'y' situación”, acotó.

El mundialista en 2014 y 2018 recalcó que su posición continúa siendo la de volante mixto.

“Ser central fue una emergencia que cumplí en un momento, pero no. Después creo que estoy en la faceta ofensiva, de construcción de juego, porque estoy en una posición donde el posicionamiento táctico es clave y el entendimiento de esa posición con el resto de los compañeros es vital. Mi interpretación es que yo estoy para que fluya el buen juego y se dé una elaboración. Yo sigo manteniendo la libertad para llegar al área”, explicó.

“Al final creo que todos evolucionamos de una manera u otro en nuestro juego. Me he ido apropiando mucho de lo que hago bien, y pongo al servicio esas fortalezas para lo que se me pide en la Selección o el equipo. Ha cambiado mi rol un poco, desde hace un tiempo, me siento bien... Siento que se aprovechan mis fortalezas”, agregó Borges.

Más historias: