Esteban Valverde. 22 febrero
Alexandre Guimaraes en la entrada del estadio El Campín, en la previa del juego entre América e Independiente Santa Fe. Fotografía: Facebook de América
Alexandre Guimaraes en la entrada del estadio El Campín, en la previa del juego entre América e Independiente Santa Fe. Fotografía: Facebook de América

Alexandre Guimaraes, técnico nacional del América de Cali de Colombia, ganó a finales del 2019 la estrella 14 para el conjunto rojo, y desde entonces vive una curva de rendimiento hacia la alzada. De hecho, está peleando de lleno por la punta.

El DT es consciente de la responsabilidad que tiene ahora su club y se atreve a soñar con la Copa Libertadores de América.

Guimaraes compartió en el canal Win Sports, donde reflexionó sobre la actualidad de América, además recalcó que la intención es competir en la Libertadores y no buscar solo participar.

“Yo soy consciente de todo. Todos estamos muy ilusionados, pero sé que a mí me decían queremos la 14 (cetro que ya consiguió) más Libertadores, porque uno entiende esta sensación de tenerla tan cerca sin conquistarla. Tendremos un grupo duro, pero nos queremos meter y vamos a luchar. La otra vez los muchachos vieron la serie de Tolima y ya estamos en eso”, comentó.

El nacional destacó cómo está disfrutando de sentirse nuevamente competitivo, en un fútbol de alta exigencia.

El estratega relató que pese a sus buenas sensaciones en Asia y otras latitudes del orbe, él quería dirigir en la Confederación Sudamericana de Fútbol. El entrenador tenía ese deseo desde hace tiempo.

“Tenía mucho tiempo de querer venir a Conmebol, tenía un gusanillo, un pendiente, además como habían llegado tantos técnicos colombianos exitosos en Costa Rica, entonces yo decía: ‘¿Por qué no?’”, recordó.

"Una de las cosas que más quería era volver por este lado, porque trabajé en Asia muchos años, pero me faltaba volver recuperar lo que es dirigir a un equipo de masa, eso me faltaba", agregó.

El exmundialista con Costa Rica en Corea y Japón 2002 y Alemania 2006, como técnico, profundizó que se siente muy feliz en territorio cafetero.

La adaptación de Guima ha sido espectacular, al punto que seguidores del acérrimo rival: Deportivo Cali, le hacen saber el respeto que hay por él .

"Estoy a gusto, porque con el clima no tengo problema, toda la estructura de América me ha tratado muy bien, vivo en una zona buena, donde tengo todo cerca y no me muevo mucho, el cariño es muy bueno y lo he recibido de todos los sectores", declaró.

El técnico también reveló detalles de su vida personal, como cuando se vio en la decisión de buscar un desarrollo en la carrera profesional que marcó a su padre, la medicina o el deporte.

"El fútbol le ganó a la medicina, mi padre era médico, todos mis hermanos se fueron por otras áreas, pero yo siempre tuve claro que el deporte era lo mío. Siempre tuve la libertad de elección, pese a que era una casa donde no se tocaban temas deportivas. Mi papá me llevaba al Maracaná, mi padre era de Vasco da Gama, pero nada más", revivió con sus palabras.

Guima también tuvo palabras para sus hijos Celso Borges y Mauro, uno futbolista y el otro dedicado al cine.

“Lo que pasa es que la relación familiar con mis dos hijos y esposa es muy cercana, si tenés a un hijo que le ha ido bien, ha jugado dos mundiales, entonces él ha ‘mamado’ desde pequeño fútbol, sobre todo él vivió más mi etapa como técnico, entonces sabe muy bien las vicisitudes de esta profesión. El mayor estudió cine y audiovisuales en España, se dedicó a esta parte del arte”, finalizó.

América de Cali es de los rivales a vecer por su buen arranque que lo tiene en los tres primeros lugares de la clasificación.