Esteban Valverde. 1 diciembre, 2019
Alexandre Guimaraes da una charla en un entrenamiento del América de Cali. Fotografía: América de Cali
Alexandre Guimaraes da una charla en un entrenamiento del América de Cali. Fotografía: América de Cali

El América de Cali de Alexandre Guimaraes consiguió igualar 0 a 0 con el Júnior de Barranquilla en el primer juego de la final del campeonato de Colombia.

El resultado es positivo para el club del nacional, quien ahora buscará sentenciar en su casa para conseguir el marcador que le dé el cetro. América recibirá al Júnior el próximo sábado a las 4 p. m. en el reducto Pascual Guerrero, donde han sido fuertes en fases finales.

El partido fue manejado de buena forma por los Diablos Rojos, quienes según reportes de la prensa colombiana no pasaron apuros durante los 90 minutos.

"En la segunda parte, el sólido trabajo defensivo de los dirigidos por Alexandre Guimaraes permitió controlar los ataques del conjunto local, que se acercó al arco de Volpi con varios remates de media distancia, producto de faltas, ninguno sin mucha peligrosidad", resaltó el diario, el País de Cali.

Guimaraes enfatizó en que el buen marcador es del primer partido y ellos, como grupo, tienen claro que no se ha ganado absolutamente nada.

"Sabemos que no hemos ganado nada. Estamos con la ilusión intacta. Me quito el sombrero con mis jugadores. Supieron cómo cerrar los espacios, ayudarse e invitar al rival a las zonas convenientes para nosotros. Creamos situaciones de claridad y hay que tener presente que este resultado fue trabajado por ellos", aseguró el DT en conferencia de prensa.

El tico añadió que la confianza en alcanzar el cetro está intacta, empero tampoco espera una definición fácil por ser en su casa.

“Estamos a 94 minutos de volver a ganar el campeonato. Estoy convencido que depende de nosotros pero va ser difícil. Júnior es un buen equipo y ellos pelearán hasta el final como también nosotros lo haremos, entonces esperamos un estadio a reventar para tener ese extra que necesitamos”, declaró.

No obstante, en una entrevista con La Nación, el técnico mundialista de 2002 y 2006 sí había recalcado que cerrar como local la final era una ventaja.

“Sí, por supuesto que sí, lo que uno ha visto acá en el Pascual cuando jugamos elcuadrangular, pues da ventaja. Con la energía de nuestra afición es otra cosa,debemos hacer un partido buenísimo para después planificar el juego del sábadoentrante acá”, había mencionado.