Esteban Valverde. 17 abril
Mauricio Montero, capitán del Cartaginés, felicitó a Andy Reyes por su anotación. Fotografía: Rafael Pacheco
Mauricio Montero, capitán del Cartaginés, felicitó a Andy Reyes por su anotación. Fotografía: Rafael Pacheco

La ofensiva de Cartaginés despertó cuando su equipo más lo necesitaba. Dos delanteros: David Ramírez y Andy Reyes se encargaron de impulsar a los brumosos en la victoria frente a Herediano para sentirse cerca de la clasificación.

El primero en entrar en acción y demostrar su hambre por brillar fue Ramírez. El exatacante de Saprissa aprovechó una gran acción colectiva en la que Christopher Núñez se unió a Allen Guevara, el exmanudo filtró una pelota al área rojiamarilla, Jeikell Venegas la bajó y Ramírez fusiló a Bryan Segura.

Lastimosamente para el atacante minutos después de su buena diana abandonó el campo por lesión y le cedió su lugar a Andy Reyes.

Reyes fue incómodo para la defensiva florense desde su ingreso y hasta el final, porque su velocidad y picardía marcó diferencia. De hecho, el segundo gol brumoso fue una acción individual en la que el ofensivo sacó una marca a pura velocidad y quedó mano a mano con Segura.

“Sabíamos que era una final y había que ganarla porque el que no ganaba se quedaba. Ahora damos este paso y debemos mantenernos”, aseguró Christopher Núñez, volante blanquiazul.

Cartaginés ahora es tercero de la clasificación con 23 unidades y da un paso firme, porque depende de sí mismo en la lucha por un boleto.

“Les pedí que hicieran un gran esfuerzo, que tenían que volver a ser esos jugadores de calidad que se veían en el pasado, ahora el compromiso va de nuevo. Ya tenemos que dejar este partido atrás, estamos muy felices, pero ya tenemos que pensar ahora en Sporting”, aseguró Danny Fonseca, técnico interino brumoso.

“Demostramos que estamos para luchar por esa clasificación. El compromiso ahora es más grande”, finalizó.