Fanny Tayver Marín. 23 septiembre
José Miguel Cubero no celebró el gol, pero la afición de Alajuelense lo hizo por él. Fotografía: John Durán
José Miguel Cubero no celebró el gol, pero la afición de Alajuelense lo hizo por él. Fotografía: John Durán

El respeto que José Miguel Cubero le tiene a Herediano y a su afición no es recíproco por parte de algunos rojiamarillos que desde las graderías le gritan ciertas cosas pasadas de tono al verlo vestido con la camisa de Liga Deportiva Alajuelense.

Para otros que estaban en el Rosabal Cordero, esa anotación de quien portó el gafete de capitán fue una daga clavada al corazón, como ocurrió con un joven que gritó: “no puede ser que el gol nos lo haga Cubero”.

Y porque el futbolista sabe que hay gente que mucho tiempo coreó su nombre y que le aplaudió en ese escenario, es que no festejó la anotación contra su exequipo.

“A como se dieron las cosas, a como tuve que salir del club, que yo estaba afuera y yo tenía contrato, las personas que estaban en la institución saben lo que pasó, fueron decisiones que ni siquiera fueron mías, eso lo saben algunas personas, otras no, y el aficionado en algún momento va a entenderlo”, mencionó Cubero, en alusión a que fue el propio Herediano el que lo mandó a Alajuelense y después se quedó en un equipo al que se adaptó muy rápido y empezó a sentirse respaldado por la afición manuda.

“Yo estoy contento con el recibimiento, con el aprecio que me da la afición liguista, como la parte administrativa, la Junta Directiva y los compañeros, que es un camerino sano y futbolísticamente hay que aprovechar el momento cuando las cosas se están dando bien, no bajar los brazos. Si tenía que pasar (anotar), pasó para bien, porque ganamos nosotros, pero Heredia por el tema de la tabla y los partidos en los que han dejado ir puntos, no me concierne a mí”, citó.

¿Qué significa ese gol? “Juepuña, es una pregunta complicada, porque uno trata de hacer las cosas bien en el campeonato y si bien es cierto hay que pensar a nivel grupal, en beneficio de la institución, del club, un poco de dolor porque aquí en su momento traté de hacer grandes cosas por el club y me ayudaron de su parte cuando tuve lesiones complicadas, pero Dios me dio la oportunidad de anotar y no lo celebro por respeto a la afición y por respeto a todo lo que hemos hablado”, respondió.

Confesó que en ese momento quedó como enclochado, pero sí desde antes había decidido que si le anotaba a Herediano, no celebraría el gol por respeto, porque así es su forma de ser.

“Ni sé qué pensé donde la bola entró, de hecho que cuando cabeceo voy cayendo y me hago para un lado porque no veía la trayectoria bien y vi que pasó la línea, me volteo y el guardalínea indicaba que salí en buena posición. Era respetar, un gol importante porque Esteban (Alvarado) le venía tapando opciones a nuestros delanteros, pero como que se queda uno sin palabras, contento por una parte, pero por otro lado no”.

Además, reiteró: “Ya lo tenía claro y me quedé en stand by, no supe qué hacer, algunos van a entender, otros no, pero respeto siempre a las personas que me han ayudado y que en su momento me tendieron la mano”.

Cubero ahora jugará al filo de la navaja, porque en Heredia fue amonestado y acumula cuatro cartulinas amarillas, misma condición en la que Junior Díaz viene actuando desde hace dos partidos. Henry Figueroa también llegó a cuatro preventivas.

“Me sacan esa amarilla por decirle que era penal, que todo el mundo lo ve, yo veo que él lo vio y tomó la decisión de sacar la amarilla y mejor no hablo más, hay que pensar en lo que viene, tengo cuatro amarillas y cuidarnos porque viene el clásico, pero antes de eso hay que respetar a Pérez Zeledón que viene de una pérdida y tenemos que pensar en nosotros que es ganar y ganar”.

Por su pasado, él sabe que estos partidos siempre generan un poco de morbo adicional.

“Con trabajo uno se gana las cosas y después hay que demostrarlo en los partidos, como este, con tantas cosas extras que se manejaba. Anotar me pone contento por un lado porque estoy en la Liga y valoro ese cariño que me tienen y, por otro no, porque en esta institución viví momentos importantes”.

Con su victoria en el Rosabal y en vista de que un día antes Saprissa empató en casa con el Santos de Guápiles, Alajuelense salió más líder de Heredia.

Los rojinegros acumulan 35 puntos y este domingo recibirán a Pérez Zeledón, a las 11 a. m. en el Estadio Alejandro Morera Soto.