Juan Diego Villarreal, Daniel Jiménez. 8 diciembre, 2019

El portero Esteban Alvarado demostró estar en un gran momento en el cierre del campeonato nacional. Este domingo volvió a ser figura del Herediano en el Morera Soto.

Esteban Alvarado dominó los centros de la Liga. Fue un pilar importante para que su equipo no recibiera goles en ambos juegos de la final. Foto: Rafael Pacheco
Esteban Alvarado dominó los centros de la Liga. Fue un pilar importante para que su equipo no recibiera goles en ambos juegos de la final. Foto: Rafael Pacheco

Alvarado realizó tres tapadas de buena factura en la casa manuda, pero también hizo una labor inteligente al restarle ímpetu a los rojinegros.

La primera acción de apremio fue en el 34′ tras un remate potente del hondureño Alex López. Posteriormente, al 42′, tapó un disparo de larga distancia del catracho Henry Figueroa.

Tras ser figura en el primer tiempo, su destacada labor se extendió al 54′, cuando frenó un remate de Marco Ureña que llevaba sello de gol, pero la jugada terminó en un saque de esquina.

Además de sus determinantes intervenciones, el meta frenó el compromiso en tres ocasiones debido a un golpe que sufrió en su pierna derecha al chocar contra el vertical.

Con eso metió el partido en el congelador, justo cuando mejor jugaba la Liga. Eso sí, el jugador destaca que salió golpeado en una acción y no lo hizo por perder tiempo, pese a que los aficionados manudos le silbaron en las tres oportunidades en que se fue al suelo.

El guardameta Esteban Alvarado salió golpeado de la pierna derecha. Foto: Rafael Pacheco
El guardameta Esteban Alvarado salió golpeado de la pierna derecha. Foto: Rafael Pacheco

“Recibí un golpe contra el poste en una jugada, pero es factura de estos partidos tan intensos”, comentó el arquero a Deportes Repretel en la entrevista tras el compromiso.

Y agregó: "En mi caso personal tengo un problema en la rodilla. La idea era venir a liquidar el partido y lastimosamente no se dio porque queríamos ganar de local y visita".

Otro detalle que convirtió a Esteban en protagonista fue el equivocado ideal manudo de tirar centros, pues todos fueron controlados sin ningún problema por el cancerbero.

El propio atacante Marco Ureña admitió que el equipo abusó de ese recurso tomando en cuenta que el guardameta pasa un buen momento.

“Equivocamos la fórmula. También en el partido en Heredia tiramos muchos centros y contra un portero como Esteban es difícil. Además que los defensas de ellos estaban bien ubicados. Ahora hay que reinventarnos”, concluyó el ariete alajuelense.

Esteban Alvarado tendrá toda una semana para recuperarse de su golpe en el pie derecho, pues el compromiso de ida será el próximo domingo a las 4: 30 p. m. en el Rosabal Cordero.