Daniel Jiménez. 14 julio

El nuevo Herediano de Jafet Soto comienza a mostrar su hambre para esta temporada. Lo hace con buen fútbol y en el terreno que más le gusta: el Rosabal Cordero, frente a su gente.

Fiel al estilo de su entrenador, el equipo dejó ver más velocidad por los costados, mayor juego ofensivo y una dosis importante de desequilibrio. Eso sí, le falta control y manejo de pelota, según lo que se pudo apreciar este domingo en el triunfo 2-0 frente al Árabe Unido de Panamá, en la Copa Premier Centroamericana.

El jugador herediano Ariel Soto (derecha) deja en el camino al panameño Emanuel Mena (izquierda), en el juego de este domingo en el Rosabal Cordero. Foto: Alonso Tenorio
El jugador herediano Ariel Soto (derecha) deja en el camino al panameño Emanuel Mena (izquierda), en el juego de este domingo en el Rosabal Cordero. Foto: Alonso Tenorio

El partido no solo sirvió como amistoso sino también significó la despedida del capitán florense Pablo Salazar. En el minuto 21 se detuvo el encuentro y el defensor recibió una camiseta en el centro del campo, entregada por Juan Carlos Retana, presidente del equipo, y Orlando Moreira, vicepresidente de Fuerza Herediana.

Al Team le faltó posesión de pelota en media cancha en el primer tiempo y su jugador más desequilibrante fue Berny Burke. Además, lo más destacado fue el portero Esteban Alvarado, quien hizo alarde de su juego con los pies. Le gusta salir jugando, pero también es preciso cuando se trata de enviar un balón largo.

Precisamente, Alvarado envió un balonazo a la ofensiva que le quedó a José Guillermo Ortiz, quien sirvió al mexicano Bryan Rubio. El atacante definió sin mayores problemas en el centro del área.

Esa acción fue al filo de terminar el primer tiempo (45+1′), pero la mejor versión del equipo apareció en el complemento.

El ingreso de Rándall Azofeifa, Juan Bustos Golobio, Moisés Arce y Francisco Rodríguez le dio a los florenses lo que están acostumbrados: un fútbol con transiciones más rápidas de defensa a ataque.

Por ejemplo: el manejo de la pelota que le faltó al club en el primer tiempo lo encontró en el segundo con la mancuerna Azofeifa-Golobio.

La picardía en ofensiva de Rodríguez puso en problemas a la zaga del conjunto panameño.

A falta de seis minutos para que finalizara el compromiso llegó el segundo dardo de los de casa con una buena acción entre Orlando Galo y Golobio.

Galo hizo una pared con Golobio, quien le sirvió el balón de taquito y dejó al joven lateral derecho mano a mano con el portero Kelly.

La definición del florense fue como si fuera un delantero acostumbrado a este tipo de enfrentamientos. Galo observó al arquero y le definió de pierna derecha con una pasividad que cuesta observar en el balompié nacional.

Al final, el Herediano gana en todo sentido: en el resultado, en despedir de buena manera a su capitán y en el funcionamiento del plantel, porque, ojo, a este equipo se le fueron Jimmy Marín y Luis Díaz, pero continúa siendo veloz y potente.

En este mercado de piernas, Marín se marchó a Israel y Díaz a Estados Unidos, y el equipo continúa con un buen volumen ofensivo.

Queda claro que el Team del segundo tiempo es lo que más se asemeja al ADN que Jafet Soto tiene acostumbrado a todos los heredianos.

Alineaciones:

Herediano: Esteban Alvarado, Berny Burke, Esteban Granados, Orlando Galo, Keyner Brown, José Guillermo Ortiz, José Mora, Pablo Salazar, Bryan Rubio, Ariel Soto y Freddy Álvarez.

Árabe Unido: José Kelly, José González, Roberto Chen, Emanuel Mena, Félix General, Joseph Cox, Édgar Cunningham, Chi Hormechea, Gabriel Brown, Alexis Palacio y Julian Velarde.

Árbitro: Wálter López. Asistido por: Octavio Jara y Emanuel Alvarado.

Estadio: Rosabal Cordero

Hora: 1 p. m.