José Pablo Alfaro Rojas. 14 julio
Carlos Watson, director de selecciones nacionales. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo.
Carlos Watson, director de selecciones nacionales. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo.

Más de siete futbolistas jóvenes regresaron a la liga de Costa Rica en los últimos dos años, luego de estancias cortas en el fútbol europeo, en el que no lograron consolidarse. ¿Por qué los prospectos ticos no la ‘pegan’ en Europa?

El director de selecciones nacionales, Carlos Watson, explica y enumera algunos factores que podrían contribuir para incrementar las posibilidades de que los juveniles se consoliden con más facilidad en el Viejo Continente.

Watson, especialista en desarrollo de liga menor, confiesa que en algún momento hubo un error en la elección de los perfiles de los jugadores, que pudo haber provocado que se pierdan características valiosas.

Los futbolistas jóvenes se están devolviendo a Costa Rica después de estancias muy cortas en el fútbol internacional y sin consolidarse. ¿Qué explicaciones encuentra?

Yo quisiera hacer un preámbulo al asunto. Es la ilusión de un club colocar a un jugador en Europa, el mejor fútbol del mundo. Los clubes se esfuerzan por colocar a dos jugadores en un plazo de 4 o 5 años, lo que de alguna forma les permite subsistir. Aunado a ello el jugador sueña con el gran fútbol, lo cual nos sirve a todos.

El jugador sueña con irse, por lo que debe tener una preparación previa para que pueda irse. Algo muy positivo en el crecimiento del jugador es la formación que pueda recibir en selecciones. En selecciones los jugadores tienen la oportunidad de foguearse con futbolistas de otros países; primero compiten en Concacaf en la eliminatoria y luego en los mundiales menores, si es que consiguen clasificar.

Eso hace que el muchacho crezca y madure. Al viajar, está compartiendo con otras culturas. Puede compararse y conocer cómo es el gran fútbol. Ir a un Mundial a Finlandia, a Nigeria o Canadá, le hace ver cómo es el fútbol del resto de los continentes.

Quiero decir que de alguna manera el muchacho recibe cierta preparación, no sé si alcanza porque yo no le puedo a usted decir si ‘tal jugador’ tuvo que regresar porque no recibió la preparación adecuada en su club, porque pueden venir los equipos a reclamarme con toda razón, pero algo está pasando.

Debido al interés que tenemos todos, yo pienso que debería haber un feedback con los jugadores para entender por qué se han tenido que devolver.

Abiertamente lo voy a decir, porque creo que es un buen ejemplo, pero vea el caso del futbolista Wílmer Azofeifa, que se formó en Santos y lo conozco porque tuve que enfrentarlo. Yo creo que él era para un fútbol como el de la segunda división española.

Por sus características, por su habilidad para combinarse. Él genera ese tipo de fútbol que se practica en España. De repente lo que conozco del fútbol de Noruega es que es largo, ellos son grandes, juegan directo, van a los costados. Azofeifa podría decirme que estoy equivocado, pero yo creo que él podría lucirse en España.

Digo una segunda división porque le toca cumplir etapas, como lo hizo Keylor (debutó en Albacete).

Después, hay una infuencia social que tiene un peso muy particular en lo que va a ocurrir con el jugador. El jugador viene de un medio 'X', pero de repente lo abandona y se va.

Wílmer Azofeifa firmó con el Aalesund de Noruega, después de afianzarse en el Santos. Recientemente firmó con San Carlos.
Wílmer Azofeifa firmó con el Aalesund de Noruega, después de afianzarse en el Santos. Recientemente firmó con San Carlos.

Puede influir la edad en que se va el futbolista (Si se va demasiado joven, sin estar preparado).

Usted me dice a mí que se van jóvenes y yo me pregunto, ¿será que se van muy jóvenes? ¿Será que debieron madurar un poco más en su club? Es lo que pienso, pero yo no podría responder por el jugador.

Una vez conversé con Júnior Díaz cuando jugaba en Polonia y le pregunté si el clima estaba muy frío, él me respondió, 'a 25 grados bajo cero'. Ojo ahí, eso es resiliencia, Júnior Díaz aguantó y yo me pregunto, ¿aguantan todos? No lo sé, habría que preguntárselo a Azofeifa, pero sí me interesa muchísimo el tema porque es parte de mi trabajo y de los congruentes objetivos de los clubes que quieren vender un jugador.

Ahora, viene otro tema, ¿será que los contratistas se los llevan muy jóvenes y a cualquier lado? Es decir, no pueden escoger un país con un estilo que le beneficie al futbolista.

Además, está la maduración temprana del jugador joven para que pueda irse a jugar afuera. Ojo, los mejores jugadores de nuestro país van saliendo, algunos a la MLS y otros a Europa, pero quienes los reemplazan no necesariamente son mejores. Esos grandes jugadores nuestros se van, y los extranjeros que los suplen no son los grandes jugadores de su país, me refiero a liderazgo, a la forma en que compiten.

Vea un ejemplo, Carlos Restrepo está en San Carlos después de vivir dos o tres mundiales menores con Colombia, así como eliminatorias suramericanas, entonces imagínese todo lo que está aportando don Carlos a ese camerino. Sin embargo, esa no es la norma en cuanto a los técnicos que vienen.

No sé si alguien se va a resentir pero es la verdad. ¿Cuántos técnicos vienen con la experiencia de don Carlos? No siempre tenemos ese aporte importante. Nosotros le estamos ‘robando’ a Colombia todo lo que don Carlos hizo al frente de Colombia viajando y enfrentando a selecciones del mundo. No siempre Costa Rica tiene esa experiencia.

Entonces, perdemos a la mayoría de nuestros líderes porque van a jugar a un mejor fútbol. Por ejemplo, me da la impresión de que Kendall Waston es un líder, pero él está en el camerino del Cincinatti hablando con los jugadores.

Hace como un año que los futbolistas jóvenes se regresan sin pegarla en Europa. Es decir, ya no es una excepción a la regla.

Una vez un periodista me llamó y me dijo que el director de selecciones menores había dicho algo así como que no había talento, que costaba mucho encontrarlo. Todos los jugadores buenos quieren ir a la Selección, pero qué pasa si usted está en la Selección y escucha que no tiene talento. O va en el bus con sus compañeros y lee en La Nación que usted no tiene talento. Alguna vez Leonardo Da Vinci dijo que el talento se pierden sin trabajo.

Hay que trabajar a los talentos, no sé si los jugadores recibieron lo que merecían. Solamente esos muchachos podrían ser sinceros y decirle al país qué pasó.

¿Cómo se podría hacer para incrementar las posibilidades de que Costa Rica pegue jugadores en el fútbol europeo?

Sí, le entiendo. En la Primera y Segunda se hace un enorme esfuerzo para preparar a los jugadores y no quisiera venir ahora a despedazar a los equipos diciendo que por falta de preparación han tenido que volver, porque cada uno hace su esfuerzo.

De repente se habrá fallado en preparación física, o en lo nutricional, o en la intensidad del fútbol local. O habremos fallado, permita decirlo así. Tendremos que hacer un enorme esfuerzo para que mejore la intensidad de la competición local, como tal mejoraría la táctica, como tal mejoraría la técnica y habría una incidencia en la preparación física para lograr todo esto que le estoy diciendo.

Esto si somos autocríticos y queremos cumplir con todas las metas, habrá que hacerlo. Hace poco me reuní con los presidentes de clubes y les dije que eligieran el campeonato que quisieran, pues al fin y al cabo los objetivos son económicos, pero que más allá del tipo de campeonato tenía que mejorar el técnico y el jugador.

El jugador no va a mejorar sin un técnico, el técnico es muy importante para que mejore el futbolista y se vendan los jugadores. Sin los cuerpos técnicos bien preparados, no vamos a tener un campeonato mejor, intenso. Que los muchachos estén preparados para lo que sucede en el mundo y no les extrañe.

He conocido jugadores y por eso hablé de resiliencia. Desde que llegan al camerino de la selección Sub-17 uno sabe que la van a pegar. Y doy nombres, el carácter de Gilberto Martínez, uno sabía que la iba a pegar y la pegó en Italia, un fútbol bravísimo.

Con lo que aprendió Winston Parks hizo una vida en Europa, se sostuvo ochos años. Puedo hablar de su carácter, que se autocritica y le gusta ganar.

Le voy a contar una anécdota. Le pasé unos videos con resúmenes de goles del mundo a la selección Sub-20 en la que estaba Keylor Navas. Terminada la sesión de video Keylor se me acercó y me preguntó, ‘¿me la presta? Es que quiero verlo'.

Entonces él se lo llevó y como a los tres días me llamó y me dice, 'profe, viera que torta me jalé'. Resulta que de tanto analizar los videos se le rompió la cinta. Entonces yo dije, 'pucha, este muchacho va bien'.

Imagínese, de tanto repasar se le jodió.

No todos los porteros le piden al entrenador un video para repasarlo. Y lo digo porque antes de él el que me había pedido los videos para analizarlos era Erick Lonnis, y después Michael Tommy, el africano de Herediano. El que la va a pegar se lo dice a uno con hechos.

Cambronero y Navas fueron compañeros en la selección sub-17 que jugó el mundial de Finlandia 2003. Foto: Archivo GN
Cambronero y Navas fueron compañeros en la selección sub-17 que jugó el mundial de Finlandia 2003. Foto: Archivo GN

Ustedes han podido crear perfiles de puestos en este tiempo de pandemia. ¿Será que hay que hacer alguna modificación en los perfiles para cambiar lo que está pasando y que más futbolistas se acoplen al fútbol europeo?

El tema de los perfiles no lo vine a descubrir ahora, tengo años de años de analizar el fútbol del mundo y cómo son los que tienen más éxito. Lo que pasa es que yo ingresé en enero, entonces se nos vino la problemática de la pandemia y me he puesto a analizar los mundiales Sub-17, Sub- 20, femenino, torneos del área y sudamericanos. Lo que analizo es cómo esos grandes equipos ganan y qué hacen en lo táctico, pero fundamentalmente el perfil en lo físico, sicológico y táctico.

Francia gana a la contra, pero las monta con Matuidi y Mbappé, entonces hay que analizar los rasgos de esos jugadores que juegan bien a la contra, los rasgos de esos futbolistas que juegan a 70 metros del área contraria. Entonces si usted quiere jugar a la contra, usted tiene ejemplos.

Vea, esto de los perfiles no es ningún problema, ¿cómo son Pelé, Maradona, Cristiano, Henry o Paulo Wanchope o Álvaro Saborío? ¿Qué pinta tienen? Métalos en una lista y analice. Son líderes, son capitanes, físicamente son poderosos y coordinados. Son portentos físicos.

Usted acaba de dar puntos de vista sobre qué explicaciones se pueden encontrar al hecho de que los futbolistas se devuelvan tan rápido. Me nace la pregunta, ¿será que Costa Rica tiene que empezar a proyectar otro tipo de perfil jugador en comparación al de esta última generación?

Ha habido un error en los perfiles, alguien lo cometió y yo no sé quién fue, pero hemos dejado de producir ‘X’ tipo de jugador. Ojo a los nombres que le di antes y le doy otros. ¿Cómo era el físico y la mentalidad de Rolando Fonseca? ¡Es muy fácil porque las características están ahí!

Claro, pero usted me dice es muy fácil, pero ya no están esos jugadores.

Bueno, algo ocurrió, pero estamos tratando de cambiar el rumbo. Algo sucedió con los perfiles y no me interesa señalar a nadie. Pero si usted ve los rangos de Luis Díaz, Allan Cruz, Kendall Waston, Ulises Segura o Joseph Mora, están destacando fuera del país.

La base de Costa Rica de las últimas dos eliminatorias se conformó con futbolistas que estaban en el fútbol internacional, principalmente en Europa, pero ahora se están devolviendo al fútbol tico los jugadores llamados a renovar la Sele. ¿Hay que preocuparse por esto?

El ideal sería que todos estuvieran en Europa, pero la mayoría está en la MLS, que es bastante competitiva. El problema actual de la MLS es que reduce el campeonato por las circunstancias actuales. Me parece bastante dinámica la MLS, ha cambiado muchísimo, presionan mucho. Los jugadores nuestros que están en la MLS están sometidos a tareas fuertes.

Por supuesto que el ideal es Europa pero no estamos, no es nuestra situación y punto. Lo que hay que tratar es de que el torneo local tenga mucha intensidad, porque tenemos objetivos grandes de por medio.

Muchos de los jugadores que regresan al país de repente no concuerdan sus características con la idea del técnico o lo que los clubes esperaban, pero son buenos futbolistas y van a jugar a nivel local. Por un lado se da lo negativo, por otro lo positivo. Por ejemplo, Wílmer Azofeifa va a jugar a nivel local y es una opción para Rónald (González).

Jimmy Marín es una opción para Rónald, va a estar cerca de él.