Steven Oviedo. 21 enero
Esteban Alvarado durante el partido entre Alajuelense y Herediano, el domingo. Fotografía José Cordero
Esteban Alvarado durante el partido entre Alajuelense y Herediano, el domingo. Fotografía José Cordero

En los últimos meses, el nivel del portero Esteban Alvarado ha sido sobresaliente con el Club Sport Herediano, al punto que se convirtió en la figura del equipo de José Giacone en el cierre del torneo pasado y va por el mismo rumbo en este certamen.

Alvarado responde, con sus acciones, por qué pasó nueve años en el fútbol de Europa, ya que ha salvado al campeón nacional en este arranque.

El portero tuvo atajadas determinantes en el partido frente a Jicaral y luego volvió a lucirse ante Alajuelense, el domingo.

“Es bastante importante para nosotros, esa es la consigna de todos atrás. Creo que partido a partido tenemos que ir manejando esa racha de ceros que hemos venido acarreando; lo importante son los tres puntos. No es una obsesión mantener el cero, pero sí es un objetivo”, explicó el arquero.

En los últimos ocho partidos, a Esteban Alvarado solo le han podido anotar en cuatro ocasiones, por lo que su promedio en dicho lapso es de un gol cada dos encuentros. Además, otro factor a favor de Alvarado han sido los postes, ya que la Liga le ha pegado cuatro disparos en los tubos.

En esos compromisos, Alvarado enfrentó cinco veces a Alajuelense, dos al Saprissa y en una ocasión a Jicaral Sercoba.

Una muestra de la importancia del guardameta en el Herediano es que el único partido que no jugó en este torneo fue ante Grecia, en el cual atajó Bryan Segura, y el Team recibió tres goles.

Además, la forma de anotarle a Alvarado parece ser con la bola muerta, ya que tres de esos cuarto goles llegaron por esa vía y solo uno se presentó en jugada elaborada.

“Hay que disfrutar los partidos, toda la energía negativa, el odio, hay que transformarlo en algo positivo. Estar en la cancha es algo que quien no lo disfruta, se lo pierde”, expresó el arquero.

Los goles que ha recibido últimamente el portero fueron: un tiro libre por el costado que marcó Alexander Robinson, un penal que anotó Johan Venegas, un tiro libre de Bernal Alfaro y un remate de cabeza de Jonathan Moya.

“Es el trabajo de uno, como lo vengo diciendo, no hay que engrandecer a nadie como si fuera la última Coca Cola del desierto. Hay que ir con calma, tranquilos, trabajando bien y con humildad”, añadió el arquero.

Cuando regresó al país, Esteban Alvarado iba a jugar con Alajuelense, pero no llegó a debutar con la camiseta de los rojinegros y terminó saliendo de manera abrupta.

Al cabo de esa salida, Alvarado se reunió con Jafet Soto para vincularse con los florenses, en un acuerdo que en primera instancia era apenas por seis meses, pero recientemente se amplió a dos años.

“Si uno no está feliz en un equipo, las cosas no van a salir por más profesional que uno sea. Aquí en Herediano estoy feliz de la vida y mi manera de retribuir esa confianza es dándolo todo en la cancha”, finalizó el arquero.