Fanny Tayver Marín. 14 julio
Alonso Martínez jugó siete partidos con la Liga en el Apertura 2018. Después de eso, registra más de 50 encuentros en Primera División con Guadalupe. Fotografía: José Cordero
Alonso Martínez jugó siete partidos con la Liga en el Apertura 2018. Después de eso, registra más de 50 encuentros en Primera División con Guadalupe. Fotografía: José Cordero

Géiner Segura confiesa que se sintió sorprendido cuando le dijeron que había un cambio de planes con Alonso Martínez.

El veloz futbolista es ficha de Liga Deportiva Alajuelense, pero estaba cedido a préstamo con Guadalupe. Con ese club registra más de 50 partidos en Primera División.

“Yo no me lo esperaba, fue una sorpresa porque él estaba entrenando con nosotros y todo hacía indicar que iba a continuar con nosotros, pero ya ahora las cosas cambiaron y es bueno para él, ojalá que aproveche la oportunidad”, comentó Segura a La Nación.

La Liga inició su pretemporada de manera virtual, porque el Centro de Alto Rendimiento (CAR) está en un cantón en alerta naranja y por lo tanto, en los días hábiles de semana no puede entrenar ahí, ni en el Estadio Alejandro Morera Soto.

Martínez, quien es oriundo de isla Chira, se volvió a poner la indumentaria rojinegra.

Él es uno de los futbolistas que desde el lunes trabajan vía Zoom con los manudos. De acuerdo con la impresión que deje y las necesidades del equipo, podría quedarse, o bien, regresar a préstamo. Es decir, su caso no está 100% definido, según confirmó una fuente directa en el club.

A Segura no le extraña que los dueños de la ficha del volante lo quisieran de vuelta, porque tiene condiciones muy particulares.

“Es un jugador con muchas condiciones, que ha ido creciendo mucho con el trabajo, con el paso del tiempo, muy veloz, desequilibrante, potente, que con una jugada te puede generar mucho y que puede ser extremo o delantero y tiene gol. ¿A quién no le llamaría la atención alguien así? Aún así, aún tiene mucho margen de mejora y en la Liga lo pueden pulir más. Ojalá que aproveche esta oportunidad”, reseñó el hombre que conoce bien a Martínez y que es candidato a reforzar el cuerpo técnico de Andrés Carevic.

Se ve con más seguridad en la cancha, ya no es solo un simple correlón y piensa un poco más las jugadas.

Empero, Segura cree que aún le falta corregir algunos detalles relacionados a eso.

“Todavía puede ser más seguro, tenerse más confianza para mejorar en lo que respeta a la toma de decisiones, ha mejorado bastante en eso, pero aún puede ser más eficaz y eso se logra con los entrenamientos, guiándolo bien y con los partidos. El muchacho es talentoso y está muy joven aún, llevándolo bien puede volverse una pieza muy importante para el fútbol nacional”.

Esta no es la primera vez que Alajuelense lo llama para que haga pretemporada. Eso también ocurrió tiempo atrás con Luis Diego Arnáez, quien lo pidió de regreso porque le había seguido la pista en la Liga de Ascenso y le llamaba mucho la atención.

Sin embargo, en la Liga habían muchos hombres de renombre y no iba a tener tanto rodaje. Aún así, actuó en siete encuentros con los erizos y registró 150 minutos en cancha.

En enero del 2019 se marchó a préstamo a Guadalupe. Ahí empezó a jugar más. En 18 encuentros jugó 1.167 minutos y convirtió dos goles; mientras que en el siguiente semestre actuó 503 minutos en 14 encuentros.

Y en el último torneo, en el Clausura 2020, Martínez sumó 1.054 minutos con Guadalupe, distribuidos en 21 de los 22 partidos disputados por su equipo; consiguió seis goles y generó tres asistencias.

A hoy, el futbolista ofensivo acumula 60 partidos en la máxima categoría.

Su perfil resulta interesante y en Alajuelense quieren verlo muy de cerca en esta pretemporada. Durante este tiempo estará en análisis, para ver si se queda, o si regresa a préstamo.

La historia. Hay detalles sobre él que llaman la atención. Fue a los Juegos Nacionales de San Carlos en 2015 y poco tiempo después acudió a la Olla Mágica con un equipo de su pedacito de tierra —como él le dice a la isla más grande del Pacífico costarricense—, para hacer un colectivo contra Puntarenas FC.

Él fue con la idea de que se trataba de una mejenga, una de tantas, como las que hacía a menudo y casi a diario después de las 4 p. m., cuando salía del colegio en Chira.

Wálter Centeno estaba a cargo de los chuchequeros en esa época y, al verlo, sabía que no lo podía dejar ir. A Paté le gustó ese muchacho tan atrevido con el balón, técnico y rápido.

Le dijo que volviera, porque estaban haciendo pruebas en el equipo y pasar ese examen práctico en la cancha no le resultó nada difícil.

“Wálter Centeno fue el que me puso a debutar en la Segunda con Puntarenas, el que me descubrió, ahí jugué mi primer partido”, manifestó Martínez hace dos años a este medio..

Viajaba en lancha durante 70 minutos para trasladarse de la isla Chira hasta Puntarenas y luego tomar un bus que lo llevaba al Lito Pérez. Por comodidad, tiempo después se instaló en la casa club del PFC y luego optó por irse a vivir con un hermano a Barranca.

Marcelo Herrera lo vio jugar y lo convocó a la Sub-20 en 2016. Al acudir a las prácticas con la selección juvenil alguien más le seguía la pista y era el entonces gerente deportivo de Alajuelense, Víctor Badilla, quien lo firmó con los manudos.

“Cuando empecé en Segunda tuve la oportunidad de ir a la Selección con el profesor Herrera y ahí me vio un personero de la Liga, Badilla. Hablamos y se dio la contratación”, recordó el futbolista.

Primero se integró al Alto Rendimiento de los rojinegros; luego lo mandaron a préstamo a la Liga de Ascenso con Palmares, retornó a Alajuelense y los últimos torneos los jugó cedido a Guadalupe.

Hoy de nuevo está en pretemporada con los rojinegros y las próximas semanas serán decisivas para Alonso Martínez.