Cristian Brenes. 16 septiembre

Eduardo Li afrontará un nuevo proceso penal, luego de que el Ministerio Público lo acusara por el presunto delito de administración fraudulenta. La justicia costarricense lo señala ahora de haberse apropiado de $172.000 en sus tiempos como máximo jerarca del fútbol costarricense.

La Nación expuso en junio del 2018 la supuesta compra de 8.000 balones y 5.000 uniformes comprados por Li y Rafael Vargas (quien fuera su Secretario en la Fedefútbol) que nadie vio ingresar.

Róger Guevara, defensor del exjerarca de la Federación, afirma que se trata de hechos ya juzgados en Estados Unidos, por los cuales su representado ya fue sentenciado y resarció a la afectada con $1.100.000.

¿Cuál es la postura de Eduardo Li y la defensa, ante la acusación y la apertura de juicio?

Consideramos que el Ministerio Público contaba con todos los elementos de juicio para confirmar que estos son los mismos hechos por los que don Eduardo Li aceptó su responsabilidad, fue juzgado y condenado en Estados Unidos. Por estos hechos él ha pagado y ha devuelto la totalidad del dinero por los errores que cometió. Son los mismos hechos por los que la Federación de Fútbol recibió $1.100.000 hace más de un año, por lo que cualquier daño económico que hubiera sufrido le ha sido plenamente resarcido

La Fedefútbol comunicó que ejercerá como querellante. ¿Qué valoración hace de esto?

Respetamos la decisión de la Federación, el Comité Ejecutivo tiene plenas facultades de decidir la forma correcta y el proceder de actuar. El que entendamos no quiere decir que lo compartamos, porque nos parece que si son totalmente objetivos deberían de informar a la fiscalía que ya recibieron una suma millonaria, cosa que no han realizado.

Róger Guevara es el abogado de Eduardo Li y lo representó ante la justicia de Estados Unidos. Fotografía: archivo, LN.
Róger Guevara es el abogado de Eduardo Li y lo representó ante la justicia de Estados Unidos. Fotografía: archivo, LN.

¿La apertura de este juicio afecta en algo la libertad supervisada de Eduardo Li?

No, en lo absoluto. Para nosotros estos son hechos por los que Eduardo ha respondido y las autoridades estadounidenses tienen pleno conocimiento de esto. Eduardo ha sido sentenciado, ha pagado y respondido por estos mismos hechos. Lo que uno hubiese esperado es que este análisis lo hicieran de una forma pausada, racional y no al calor del momento, para decir que actuaron.

“El ejercicio del derecho lleva implícita una obligación de responsabilidad y de racionalidad de cada una de las actuaciones y es lo que esperábamos del Ministerio Público y de la Federación”.

¿Cómo reaccionó Eduardo Li ante esta acusación y solicitud de apertura de juicio?

Don Eduardo está muy tranquilo. Muchas veces la fiscalía pierde ese norte del principio de objetividad que debe orientar su actuar. Estaba dentro del presupuesto que esperábamos, así que él está muy tranquilo.

“Nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos hechos. Además, no existe un perjuicio económico, porque la Federación es un ente privado y como tal ha sido resarcido plenamente, por lo que no hay ningún perjuicio. Finalmente, es entendible que quieran actuar, para justificar que lo hicieron, pero la objetividad y racionalidad también son parte del elemento del ejercicio responsable de los derechos”.

¿Ya les notificaron de este caso?

No hemos sido notificados formalmente.

¿Cuál será el proceder ahora como defensa?

Lo que nos corresponde es referirnos a la acusación y aportar todas las pruebas que evidencien que estos son los mismos hechos. Es importante recordar que había otra causa abierta contra don Eduardo por los mismos hechos y ya fue archivada por solicitud del mismo Ministerio Público, que consideró que eran hechos atípicos, que no eran delitos en Costa Rica y así lo decretó un juez.