Fútbol Internacional

Versiones cruzadas enredan lo sucedido en clásico Brasil - Argentina

Las versiones cruzadas y las dudas sobre la abrupta interrupción del Brasil-Argentina se multiplicaban este lunes, un día después del escándalo en el superclásico suramericano en Sao Paulo.

“Tuvieron 72 horas antes del partido y vienen en pleno juego”. Tite reclamó cuando funcionarios de la agencia de vigilancia sanitaria de Brasil (Anvisa) entraron a la grama del estadio Neo Química Arena, en Sao Paulo, en momentos en que brasileños y argentinos disputaban el minuto siete (0-0) de uno de los principales choques de selecciones del mundo.

Las cámaras de televisión captaron al entrenador de Brasil, visiblemente contrariado, después de que los funcionarios intentaran hacer cumplir una orden de deportación de cuatro jugadores de la Albiceleste señalados de incumplir los protocolos anticovid en su ingreso el viernes a la metrópoli latinoamericana.

El cuestionamiento del entrenador de la ‘Seleçao’, líder del premundial suramericano con puntaje perfecto en siete salidas, era el de muchos dentro y fuera de Brasil.

“Hace tres días que estamos acá. Hubiesen venido el primer día y no así”, cuestionó el capitán argentino, Lionel Messi, en una conversación en el campo con el coordinador de la selección brasileña, Juninho Paulista.

¿Por qué los funcionarios de Anvisa irrumpieron en pleno superclásico, el primero desde que la Albiceleste venció a la ‘Canarinha’ en la final de la Copa América-2021 disputada en el Maracaná en julio, pese a que los argentinos llevaban dos noches en Sao Paulo?

Según Anvisa, los jugadores incumplieron una orden ministerial que “prohíbe la entrada en territorio brasileño de cualquier persona extranjera que haya pasado en los últimos 14 días por el Reino Unido, India o Sudáfrica”, para evitar la propagación de variantes del coronavirus.

Apertura de investigación

La autoridad aseguró que desde que los hombres de Lionel Scaloni salieron hacia el estadio intentó fallidamente deportar a los jugadores Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía, quienes no podrían haber ingresado al país por haber estado en algún momento de los últimos 14 días en el Reino Unido.

Además, Anvisa aseguró que el sábado se reunió con representantes de la Conmebol, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), la selección argentina y el Ministerio de Salud para notificarles de la necesidad de que los jugadores se aislaran y advertirles que los deportistas habrían mentido en el registro migratorio al no haber informado que estuvieron en Reino Unido.

“La alineación de jugadores que incumplieron las leyes brasileñas y las normas sanitarias del país, y que además entregaron informaciones falsas a las autoridades, exigió la actuación de la agencia”, apuntó.

La policía federal afirmó este lunes que abrió una investigación contra los atletas por posible falsedad ideológica.

Pero el presidente encargado de la CBF, Ednaldo Rodrigues, brindó una versión distinta a la de Anvisa ante TV Globo: “Antes de iniciar el juego, el delegado del partido dijo que podrían jugar y después ser deportados. Pero después, por un motivo que la CBF desconoce, cambiaron de parecer”.

Todo lo que pasó dejó “una sensación amarga. Por cosas políticas se canceló”, dijo el guardameta argentino Martínez, antes de dejar su país para sumarse a su club, el Aston Villa inglés.

“Si nos hubiesen avisado cuando llegábamos a Brasil no habría tanto ‘kilombo’ (caos). Una lástima, un papelón, porque íbamos a ganar”, agregó.

“Decisión” de FIFA en suspenso

Acérrimos rivales, las selecciones de Brasil y Argentina cerraron filas, en cabeza de los presidentes de sus federaciones, para exhibir su sorpresa por la suspensión del partido.

Estamos “a la espera de la resolución del Tribunal de Disciplina” de la FIFA, afirmó Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El ente rector del fútbol mundial lamentó este lunes la suspensión del partido y anunció que tomará “una decisión” después de que sus instancias disciplinarias examinen lo ocurrido.

Los informes oficiales han sido recibidos por FIFA y la “información será analizada por los órganos disciplinarios competentes y se tomará una decisión”, aseguró.

Tras la suspensión están en juego puntos importantes en la lucha por uno de los cuatro cupos directos de la Conmebol a Catar-2022.

A falta de la mitad del premundial suramericano, el líder Brasil tiene 21 unidades y Argentina, segunda, 15. Con entre 27 y 30 enteros debe garantizarse el boleto al Mundial.

Para este tipo de casos, la normativa prioriza la reprogramación del partido, una opción que se prevé apretada porque ambas selecciones saldrán al ruedo el jueves, en el cierre de la triple jornada.

La ‘Seleçao’ recibirá a Perú y la Albiceleste, que regresó a Buenos Aires la noche del jueves, a Bolivia.

La opción de que los puntos se decidan en un escritorio, según medios argentinos, está sobre la mesa.