AFP . 29 diciembre, 2019
Mohamed Salah corre con la pelota en el partido ante el Wolverhampton. FOTO: Paul ELLIS / AFP.
Mohamed Salah corre con la pelota en el partido ante el Wolverhampton. FOTO: Paul ELLIS / AFP.

El Liverpool puso este domingo el broche a un año 2019 para enmarcar. Con su victoria 1-0 en Anfield ante el Wolverhampton, los Reds lograron su triunfo 18 en 19 partidos en la Premier League en este curso, y dieron un nuevo paso hacia un título que se les resiste desde hace 30 años pero que cada vez ven más cerca.

Una semana después de haber ganado el Mundial de Clubes en Catar ante el Flamengo (1-0 en la prórroga), y tres días después de una demostración ante el Leicester (4-0), el Liverpool regaló a su afición una última victoria en un año histórico.

El equipo de Jürgen Klopp suma ya 50 partidos consecutivos en casa sin perder.

"El 2019 fue brillante, pero eso no importa porque cuentan las temporadas, no los años, así que la temporada 2019-2020 no ha terminado", afirmó Klopp.

El vigente campeón de la Liga de Campeones iniciará el 2020 con 13 puntos de ventaja y un partido menos que su inmediato perseguidor, el Leicester.

"El partido fue difícil, pero como jugamos por un gran reto, hay que intentar siempre ganar y jugar lo mejor posible", comentó el técnico alemán.

Ante el sólido equipo dirigido por el portugués Nuno Espirito Santo, el gol fue obra del delantero senegalés Sadio Mané. Un gol que fue anulado en un primer momento por una posible mano previa de Adam Lallana que el VAR se encargó de validar.

El sistema de videoarbitraje llevó a cambiar otra decisión poco después, con la anulación de un gol de los Wolves por fuera de juego, aunque por un margen tan estrecho que el capitán del equipo visitante Connor Coady sentenció: “es ridículo. No entiendo nada. En mi opinión el VAR no funciona”

Precisamente el Wolverhampton venía de ganar al Manchester City de Pep Guardiola (3-2), aunque los Citizens se resarcieron sumando tres puntos este domingo ante el recién ascendido Sheffield United (2-0).

El argentino Sergio Agüero abrió el marcador en el minuto 52, y el belga Kevin de Bruyne firmó la sentencia. Pero el City sigue tercero a 14 puntos del líder.

Horas antes, el Chelsea de Frank Lampard firmó una épica victoria por 2-1 frente al Arsenal en la jornada 20 de la Premier League, al remontar ante los Gunners en los últimos diez minutos de partido, y se aferró a los puestos de Liga de Campeones.

Un estrepitoso error en la salida del arquero del Arsenal, el alemán Bernd Leno, propició el empate 1-1 de los Blues por medio de un gol del brasileño nacionalizado italiano Jorginho, al que se sumaría el segundo tanto, en un contragolpe, del joven delantero Tammy Abraham.

Una remontada en menos de cinco minutos después de ir perdiendo durante casi todo el partido, cuando el gabonés Pierre-Emerick Aubameyang adelantó a los Gunners en la primera parte.

De esta manera, al español Mikel Arteta se le escapó de entre las manos su primera victoria como técnico del Arsenal tras estrenarse el jueves con un empate 1-1 en Bournemouth.

Con este triunfo, el Chelsea se agarra con 35 puntos a la cuarta posición, la última que da acceso a la próxima Champions, y se resarce de su inesperada derrota de este jueves por 2-0 contra el Southampton.

El Arsenal, por su parte, parece haber mejorado su cara con la llegada de Arteta, pero los resultados no han acompañado en los dos últimos encuentros, debido sobre todo a su eterna fragilidad defensiva.

De este modo, los Gunners marchan en una decepcionante posición 12 con 24 puntos y ya tienen la Champions a once unidades y la Europa League a siete, los que le separan del quinto puesto que ocupa el Manchester United.