Foros

Los sucedáneos de la vejez

El deseo desbordado de la eterna juventud tiene como campo de batalla el cuerpo de los individuos

Nuestro temor a la vejez no debería estar caracterizado por el miedo a la inevitable muerte. Por el contrario, con la edad, deberían ocuparnos asuntos más sensatos y urgentes, como, por ejemplo, procurar no convertirnos en enajenados ridículos que buscan incesantemente conseguir lo que nunca fue ni será.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.