Foros

Educación y corrupción: dos serios problemas

El MEP genera titulares mientras el OIJ se afana para combatir la aparente corrupción en lo público junto con lo privado

Algo huele mal en Costa Rica. Las cosas no marchan bien cuando se investigan casos de corrupción en un gobierno, empresas o instituciones, pero sobre todo por su incidencia en la cultura: en los usos, costumbres y valores.

Tocamos fondo cuando se corrompe y destruye la educación. Educación, etimológicamente, significa promover el desarrollo intelectual y cultural del educando.

Es muy lamentable y deshonroso un reciente artículo publicado en la revista Conexiones del Ministerio de Educación Pública. ¿En manos de quién estamos? El noble ejercicio de la educación es un estandarte de nuestra patria. No debe mancillarse.

La implicación de los padres de familia siempre será la mejor política educativa. Su cercanía es una de las claves para mejorar los resultados de sus hijos. El informe de la Brookings Institution recoge unas 60 iniciativas exitosas puestas en marcha en distintos países para lograr la participación de los padres.

Muchas nacieron como respuesta al freno educativo por la pandemia. El proyecto Parents’R’US es el resultado de la coalición de varias organizaciones sin ánimo de lucro en distintos países europeos para promover el éxito educativo de la infancia más vulnerable.

La iniciativa procura dotar a los padres de familias de los recursos necesarios para convertirlos en agentes educativos para sus hijos. En Inglaterra, ParentKind, asociación formada por padres de alumnos de distintos centros, se encarga de recoger las opiniones de otros padres sobre varios asuntos relacionados con el sistema educativo y proponer reformas concretas a las autoridades.

Todas estas iniciativas muestran la gran variedad de enfoques que hay para involucrar a padres en la educación. No necesitamos textos eróticos con sexo explícito para nuestros hijos, sino educación. Debemos tomar las riendas y tutelar el proceso educativo, pues se está corrompiendo a niños y jóvenes en proceso de madurez y de formación.

Volviendo al problema de la corrupción, es una práctica difícil de combatir individualmente. Se necesita una acción colectiva. Gobierno, empresas, familias y organizaciones no gubernamentales deben luchar contra ella.

¿Está todo perdido? ¿Existe todavía la honradez? ¿Serán capaces quienes caen de autocorregirse? ¿Serán capaces de sostener su frente de batalla y no resquebrajarse ni ceder a las presiones los que no han cedido?

Lo cierto es que la mayoría de las personas siguen siendo honradas, trabajadoras y leales. Han decidido no dejarse corromper. Es fácil decirlo, difícil creerlo y, aún más, serlo. Como diría Hamlet: “Ser o no ser, esa es la cuestión”. Aquí, no hay medias tintas. El precio es muy alto.

El silencio no es opción. Los hechos deben seguir denunciándose en el lugar de trabajo, en un juzgado o en los medios. La pasividad no tiene cabida. Los ciudadanos debemos movilizarnos, seguir vigilantes y atentos. Dejar de esperar que el Estado nos lo haga todo. Una fuerte sociedad civil es capaz de contrarrestar la corrupción y el abuso de poder.

La prensa tiene una enorme importancia. Genera un debate social y también exige respuestas. Exige un cambio. Para combatir la corrupción, la mayoría de nosotros tenemos que mejorar nuestros estándares.

Al crear una coalición a favor de la cultura de integridad, se quita terreno a los corruptos. Tarde o temprano los deshonestos tendrán que irse a sus casas.

foro@nacion.com

La autora es administradora de negocios.

Desde las ocho de la mañana de este 24 de noviembre, el ministerio de Educación Pública (MEP) está haciendo entrega, en la sede del Segundo Circuito Judicial de San José, de los formularios de factores asociados, aplicados el viernes 12 de noviembre de 2021, a los estudiantes de quinto año de primaria de los centros educativos del país como parte de las pruebas FARO.