La buena suerte del San Juan de Dios

La falta de mecanismos para detectar y combatir incendios se suma a la deteriorada infraestructura del centro médico para infundir temor a los expertos

La suerte salvó al Hospital San Juan de Dios de un incendio cuyas consecuencias pudieron ser trágicas. Fue la suerte, porque el Cuerpo de Bomberos denunció, luego de atender la emergencia, la falta de previsiones básicas en un edificio público de tanta importancia. La falta de mecanismos para detectar y combatir incendios se suma a la deteriorada infraestructura del centro médico para infundir temor a los expertos por la posibilidad de una tragedia como la ocurrida el 12 de julio del 2005 en el Hospital Calderón Guardia, con el trágico saldo de 20 fallecidos.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.