Editorial

Editorial: Aceras en el limbo

Ni los propietarios están obligadas a darles mantenimiento ni las municipalidades deben hacerlo mientras corre el plazo de 18 meses para la redacción de los reglamentos. En la práctica, el Congreso aprobó una especie de moratoria sobre la reparación de aceras. El clima y el uso acelerarán el deterioro y las estructuras ya dañadas pasarán a ser irreparables

Las aceras son una calamidad, con sus medidores y alcantarillas sin tapa, desniveles, superficies resbalosas y espacio reducido por invasión de construcciones o vehículos estacionados. A ese punto llegaron cuando la obligación de darles mantenimiento correspondía a los propietarios de lotes con frente a la calle y las autoridades solo debían asegurar el cumplimiento.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.