Columnistas

Poderosa alianza

Costa Rica toma una buena ruta y avanza mediante la integración de la Alianza para el Desarrollo en Democracia

Mientras el mundo ha tenido un retroceso democrático, Costa Rica toma una buena ruta y avanza mediante la integración de la Alianza para el Desarrollo en Democracia (ADD). A ella se unen varias instancias gubernamentales y privadas estadunidenses, lo que nos abre enormes oportunidades.

El estado global de la democracia 2021 (de IDEA) y el índice de democracia (de The Economist) señalan por quinto año consecutivo que el número de países regidos por el autoritarismo supera en tres tantos la cantidad en fase de democratización. Una lamentable estadística.

La Alianza, integrada por Panamá, República Dominicana y Costa Rica, tiene un gran potencial para ir sumando aliados y para actuar como bloque en foros internacionales, donde será posible compartir las buenas prácticas con otros países de la región, muchos de ellos profundamente deteriorados.

Globalmente, pero con mayor intensidad en América Latina, el descontento democrático se origina, entre otras dimensiones, en el ensanchamiento de las desigualdades y la falta de oportunidades, lo que ha hecho que se ubique como la región más desigual del mundo.

Por ello, los esfuerzos de la Alianza se afianzan en la dirección correcta, al agregarse un brazo de desarrollo económico, como el USA Business Council, que abrirá significativas oportunidades de naturaleza público-privada para estos tres países en foros empresariales en el marco de la próxima Cumbre de las Américas, además de otros en las ciudades de Los Ángeles, Washington y Nueva York, como punto de partida.

Estados Unidos sigue siendo nuestro principal socio comercial en términos de destino de nuestras exportaciones, procedencia de inversión extranjera directa y fuente de turismo, por lo que mercadear con más fuerza nuestra fortaleza democrática y seguridad jurídica para mostrar mayor competitividad es un acierto.

El momento en que se da es vital, con el despertar del mundo a la necesidad de relocalizar y regionalizar la producción por la vulnerabilidad y disrupción de las cadenas globales de distribución.

En esta coyuntura, Costa Rica tiene fortalezas que le permitirán ser ganadora en la competencia global. Aprovecho para felicitar a Cinde por ser reconocida por quinto año como líder global en su ramo.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.