Columnistas

Página quince: Mi bendición

Como yo no tengo un dios al cual encomendar a los taxistas, me limito a escribir sobre ellos

«Gracias, y que Dios me lo bendiga», me dice el taxista, tan pronto bajo de su vehículo. La expresión me llega al epicentro mismo del alma.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.