Columnistas

Presunción de inocencia y opinión pública

La opinión pública, nutrida con el populismo punitivo, condena sin contemplación a cuanta persona se menciona como parte de una investigación judicial

Es harto conocido el adagio “nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”, cuyo origen es de índole jurídica y está arraigado en todos los tratados internacionales de derechos humanos, en la Constitución Política y en las leyes penales, donde se contempla uno de los principios más importantes para todos los ciudadanos: la presunción de inocencia.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.