Columnistas

Listos como un pajarito

El uso de la expresión ‘cabeza de chorlito’ como insulto sugiere que mucha gente cree que las aves no son muy inteligentes, pero se equivocan

Hay pájaros en todo el mundo, en muchos entornos diferentes, desde los pingüinos en la Antártida hasta las palomas en la plaza Trafalgar, y de los familiares gorriones en nuestros patios hasta los grandes albatros que pasan años en el mar sin tocar tierra.

Existen por lo menos 10.000 especies y muchos miles de millones de pájaros salvajes. A esto debemos agregar las decenas de miles de millones de aves que criamos por su carne o huevos, y los que tenemos de mascotas.

Desafortunadamente, casi 1 de cada 7 de esas 10.000 especies de pájaros están actualmente en peligro de extinción. Incluso se reduce la cantidad de aves de las especies comunes. Un estudio reciente estimó que la población total de pájaros de todo tipo en Estados Unidos y Canadá cayó un 30 % desde 1970.

Es fácil no prestar atención. El uso de la expresión “cabeza de chorlito” como insulto sugiere que mucha gente cree que las aves no son muy inteligentes. Están equivocados.

El trabajo de Irene Pepperberg con Alex, un loro gris que vivió entre 1976 y el 2007, demostró que los pájaros pueden aprender conceptos como color y forma. Pepperberg le mostraba a Alex un cubo y una esfera rojos y le preguntaba “¿Qué se mantiene?”. Alex respondía “color”. Cuando se le mostraba un cubo rojo y otro amarillo y se le hacía la misma pregunta, Alex respondía “forma”.

Los loros no son los únicos pájaros muy inteligentes. En el 2002, Betty, un cuervo de Nueva Caledonia, tuvo que resolver la manera de sacar un trozo de carne de un tubo.

Dobló un trozo de alambre y lo usó para enganchar la carne y sacarla, convirtiéndose así no solo en una usuaria de herramientas, sino también en una fabricante de herramientas, características que creíamos reservadas a los humanos.

Más recientemente, otros cuervos de Nueva Caledonia demostraron que pueden representar mentalmente una tarea de tres pasos: tomar una pequeña rama, trasladarla alrededor de una esquina hasta un lugar donde pueden usarla para sacar una piedra de un tubo y luego llevar la piedra alrededor de otra esquina hasta un tercer lugar donde, cuando la dejan caer en otro tubo, se abre una puerta y reciben comida.

Las palomas —que a menudo los transeúntes miran con desdén— son capaces de aprender a distinguir entre pinturas de Monet y Picasso, incluso cuando se les muestran pinturas que nunca vieron antes.

También agruparon pinturas de Cézanne y Renoir con las de Monet, y de Braque y Matisse con las de Picasso. Cuando les mostraron las pinturas cabeza abajo, las palomas no pudieron distinguirlas de los cuadros cubistas. Cuando les mostraron los cuadros de Picasso cabeza abajo, sin embargo, no hubo diferencia.

Los pájaros son mascotas muy populares. Los periquitos, conocidos también simplemente como cotorras, fueron importados inicialmente al Reino Unido desde su Australia natal alrededor de 1840 y rápidamente se convirtieron en un éxito.

Hoy son una de las mascotas más populares del mundo. Cientos de otras especies —entre ellas, canarios, agapornis, diamantes cebra y muchas otras menos conocidas— son mascotas.

Desafortunadamente, muchos de quienes compran pájaros como mascotas los tratan como ornamentos vivos y los valoran por su plumaje o canto, no por sus mentes. Tienen poca idea de lo inteligentes y complejos que son sus nuevos compañeros, y desconocen los requisitos básicos para su cuidado.

Los periquitos, por ejemplo, viven mucho tiempo (entre 10 y 15 años con el cuidado adecuado) y son muy sociales. Al igual que los perros, requieren mucha atención y afecto individual de sus dueños (además de juguetes y tiempo fuera de sus jaulas para mantenerse contentos cuando sus dueños no están en casa).

Habitualmente, sin embargo, los dueños interactúan mucho menos con sus pájaros mascota que con perros o gatos. Y como están enjaulados, no pueden ir hacia sus dueños cuando quieren atención.

Que algunos tipos de pájaros se pueden comprar por unos pocos dólares en una tienda de animales sin ningún tipo de consulta ni capacitación no es, por lo tanto, algo que una sociedad que se preocupa por el bienestar de los animales debiera tolerar.

Muchos pájaros terminan en “centros de rescate” para ponerlos en adopción, con comportamientos a menudo perjudiciales, como el desplume, resultado de haber sido maltratados.

Algunas reformas simples podrían mejorar la vida de los pájaros mascota. Una sería exigir a los potenciales compradores que tomen un curso en línea y aprueben un examen final. Esos exámenes se podrían personalizar según los distintos tipos de pájaros mascota, como loros y periquitos, canarios, fringílidos, estorninos y otros pájaros cantores.

Una alternativa sería exigir a quienes venden pájaros como mascotas que proporcionen, tanto de manera escrita como oral, y antes de concretar una venta, toda la información esencial que el comprador necesita para cuidar adecuadamente a su nueva mascota.

También se puede disfrutar mucho de los pájaros sin ser dueño de uno: la observación de aves es un pasatiempo cada vez más popular en todo el mundo, que ofrece miles de especies para ver y ninguna jaula que limpiar. Entró en auge durante los confinamientos por el coronavirus y parece estar reteniendo a muchos de los nuevos —y, frecuentemente, jóvenes— seguidores que se sumaron entonces.

Esperemos que eso se mantenga. Desde hace mucho los observadores de aves son parte de la vanguardia en los esfuerzos para proteger a las especies salvajes y sus hábitats. Las poblaciones cada vez más limitadas de pájaros salvajes necesitan esos esfuerzos ahora más que nunca.

Peter Singer, profesor de Bioética en la Universidad de Princeton, es fundador de la organización sin fines de lucro The Life You Can Save.

David S. Wilcove, profesor de Ecología, Biología Evolutiva y Asuntos Públicos en la Universidad de Princeton, es el autor de No Way Home: The Decline of the World’s Great Animal Migrations.

© Project Syndicate 1995–2021

Aprovechando la celebración del Día Nacional del Árbol, que fue este 15 de junio, el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) y el Scotiabank, confirmaron que después de 13 años finaliza el proyecto de arborización “Una Nueva Sabana” en Parque Metropolitano La Sabana.