Columnistas

Hora del sacrificio

La ciencia advierte de la sexta extinción masiva y de su paso acelerado

La ola de calor de la semana pasada en el noroeste de los Estados Unidos rompió todas las marcas y sometió a los habitantes de los estados de Oregón y Washington, así como a la canadiense Columbia Británica, a una tortura que cientos de víctimas no lograron sobrevivir. El lunes la ciudad de Salem, capital de Oregón, rompió marcas con temperaturas de 47,2 ºC. Al otro lado de la frontera, en Canadá, un poblado de Columbia Británica batió marcas también, al experimentar, el domingo, temperaturas de 46,6 ºC.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.