Columnistas

Hay miedo

No se puede generalizar, pero en jerarcas, diputados, funcionarios, sindicatos, cámaras empresariales, colegios profesionales, medios de comunicación y periodistas se percibe temor a cuestionar

No se ve, pero se percibe. El miedo político crece porque hay una estrategia de adoctrinamiento para convertirlo en instrumento de gobernanza. La intimidación se introdujo en el discurso y se usa como arma para aplanar a quienes cuestionan decisiones o se resisten a obedecer órdenes —incluso infundadas— que vienen “de arriba”.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.